Un Porsche, un Camaro y una Hummer: allanan “el Chaqueñito” y se cae el imperio de Balcedo

Por una orden del juez federal Ernesto Kreplak, la Gendamería Nacional realizó un operativo en el local automotriz ubicado en La Plata. El magistrado está convencido de que el sindicalista lideraba una red de lavado de dinero.
El Canciller - Comentarios

La Justicia asestó un nuevo golpe contra el sindicalista Marcelo Balcedo. Por una orden del juez Federal Ernesto Kreplak, la Gendarmería Nacional inició un allanamiento en la concesionaria de autos conocida como “el Chaqueñito”, ubicada en la Ciudad de la Plata, en la calle 32 entre 16 y 17.

Las investigaciones apuntan a que el local automotriz sería propiedad de Balcedo, quién junto a su esposa fue detenido el jueves pasado en Uruguay y se sumó a la lista de los sindicalistas atrapados por la Justicia.

Además de algunas transacciones de la esposa de Balcedo con la concesionaria que actualmente investiga la Justicia, al menos dos autos de los que se secuestraron en la chacra uruguaya “el gran Chaparral”, cerca de Punta del Este, salieron del comercio que Kreplak pidió allanar. Además, uno de los vehículos secuestrados en Urugauay aparecía estacionado en la puerta de la concesionaria en las imágenes que brinda Google Earth.

Las principales incongruencia que giran en torno a la concesionaria tienen que ver con que el alto valor de los autos que se encontraban allí no se condicen con los balances de la empresa, que presentó pérdidas en 2012.

El juez Kreplak apunta la investigación a que Balcedo lideraba una red de lavado de dinero con la cooperación de su esposa, su socio y su secretario, y que se alimentaba de las arcas de Soeme y le permitió un incremento exponencial de su patrimonio personal.

Asimismo, los bajos ingresos de las personas que integran “el Chaqueñito” no permiten justificar los autos de alta gama que se encontraban en la concesionaria: un Chevrolet Cruze y un Camaro, un Land Rover Defender, una Hammer y un Porsche Panamera Turbo.