Un Ni Una Menos teñido de verde frente al Congreso

El Canciller - Comentarios

La lucha feminista vuelve a tomar las calles pidiendo Ni Una Menos por cuarto año consecutivo. Con marea verde, la consigna principal será el aborto legal, seguro y gratuito; a nueve días de que se trate el proyecto de ley en Diputados, y “vivas, libres y desendeudadas nos queremos”, la frase eje, en contra del FMI y las políticas de ajuste. El recorrido está organizado en base a estas dos consignas: comenzará la concentración a las 17hs en Plaza de Mayo, pasará por el Banco Central y culminará en el Congreso. 

La primera marcha de Ni Una Menos se gestó en 2015 cuando un grupo de periodistas feministas, como Marcela Ojeda y Florencia Etcheves, la arengaron en Twitter. La gota que rebalsó el vaso y le puso hora y fecha a la marcha fue el femicidio de la adolescente rosarina de 14 años, Chiara Páez, asesinada por su novio a golpes. Su cuerpo estaba enterrado en el patio de la casa de los abuelos del femicida y, según determinó la autopsia, Chiara estaba embarazada.

En retrospectiva, es alentador lo que creció el movimiento de mujeres, lesbianas, trans y travestis desde la primera marcha hasta hoy. En 2015, era impensado que en unos años marcharíamos con el aborto a pasos de ser ley y con los medios masivos de comunicación atentos a lo que pasa en cada movilización. En las primeras marchas, muchos medios digitales y en papel que publicaban galerías de imágenes, borraban con photoshop la inscripción del pañuelo verde de la campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, cada vez que se colaba uno en alguna foto.

Hoy, el mismo pañuelo es bandera en los Martín Fierro y tapa de los diarios. A pesar del entusiasmo por la masificación de la lucha, los datos no son muy alentadores: desde el primer Ni Una Menos en 2015 hasta el 29 de mayo de este año, hubo 871 femicidios y 24 travesticidios, que dejaron 908 niñas y niños huérfanxs, según un informe de MuMaLá. Muchos programas nacionales y provinciales de prevención contra la violencia de género fueron desfinanciados y las políticas públicas no acompañan. El 89% de los femicidas conocía a la víctima, y el 20% de esas víctimas ya había denunciado ante el Poder Judicial.

Las marchas de Ni Una Menos de esta tarde se replicarán en todo el país y en Latinoamérica, siendo Argentina el país pionero que empujó a toda la región. Entre carteles y glitter, cantitos y bombos, hoy marcharán mujeres, lesbianas trans y travestis, jóvenes y señoras, a lo largo y a lo ancho del país, con diferentes consignas, en lo que es el Nunca Más a la violencia machista.