Un lago artificial, una particular iniciativa que se desarrolla en Rosario

La iniciativa de una ONG busca darle un espacio a las aves luego de los incendios en el Delta.
El Canciller - Comentarios

La organización no gubernamental Mundo Aparte trabaja en la construcción de un lago artificial para las aves silvestres que huyen de los incendios en las islas del Delta del Paraná. El lago será abastecido de agua por un molino de viento también construido por la ONG ambientalista en Rosario.

La novedosa iniciativa surgió por la gran cantidad de aves autóctonas que buscan refugio en espejos de agua, piletas y árboles, dado que no tienen a donde ir luego de las quemas.

Desde que empezaron los incendios en los humedales hace nueve meses atrás, las aves cruzan a diario el Paraná y se instalan en árboles de avenidas y plazas, piletas, charcos y cunetas con agua.

En plena construcción del lago. Foto: Mundo Aparte

Dentro de un mes, las aves podrán usar el lago artificial, el cual tendrá un metro y medio de profundidad, y unos 30 metros de largo.

La creación del lago artificial surgió por los llamados de vecinos rosarinos a la ONG que avisaban sobre la presencia de aves silvestres en patios, jardines y árboles de sus casas.

El fuego arrasó con el hábitat de los animales y condujo a que garzas gigantes, biguás, gallaretas, gallinetas, caraos, patos sirirí y cisnes de cuello negro aparezcan en la ciudad rosarina.

En busca de un espacio para la naturaleza

El predio que tiene la ONG existe un estanque donde en los últimos días hubo muchas aves nativas procedentes del humedal. Es un pequeño pulmón verde en plena zona norte de Rosario, está cerca del río y les brinda a los animales un espejo de agua donde situarse.

La construcción del lago se puede hacer gracias a la ayuda del municipio de Rosario, que brindó máquinas e ingenieros. Mientras que la compra del molino de viento tiene un valor de $150.000. Las colaboraciones se pueden hacer a través de la cuenta bancaria de Mundo Aparte. Los montos varían de $100 a $1.000.

Te recomendamos leer

La importancia de los humedales

Los humedales son áreas que permanecen en condiciones de inundación o con suelo saturado con agua durante períodos considerables de tiempo. La principal propiedad es el agua: elemento clave que define sus características físicas, vegetales, animales y sus relaciones.

El agua de los humedales puede provenir del mar, de los ríos, las lluvias o de las napas subterráneas. También se distinguen por las características particulares de sus suelos y por la presencia de plantas y animales.

 

Pese a ser importantes para el ecosistema, la flora y fauna, y los individuos, están en peligro. Son fuentes de agua, mitigan sequías e inundaciones, suministran alimentos, albergan una rica biodiversidad y almacenan carbono, entre muchos otros servicios ecosistémicos.

A nivel mundial, se calcula que los humedales cubren aproximadamente 12,1 millones de km2. Sin embargo, la Perspectiva Mundial sobre los Humedales estima que su extensión disminuyó el 35% desde 1970.

La pérdida de los humedales conlleva un interés económico y se debe a distintas cuestiones:

  • cambios en el uso del suelo (urbanización, deforestación, rellenos)
  • alteraciones en la dinámica del agua (por extracción, intercepción, desvíos)
  • extracciones (pesca, maderas, pasturas)
  • contaminación (agrícola, industrial y doméstica)
  • introducción de especies exóticas invasoras
  • cambio climático

El avance que hubo la semana pasada en la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de Diputados, al darle dictamen al proyecto de ley de humedales, podría atenuar esta compleja situación.