Un desafío al universo desde una silla de ruedas: muere Stephen Hawking a los 76

El Canciller - Comentarios

Stephen W. Hawking, el físico teórico británico que enfrentó una de las peores enfermedades neurológicas para probar varios de los grandes misterios del cosmos, murió esta madrugada en su casa en Cambridge, Inglaterra. Tenía 76 años. Si bien su familia confirmó la muerte, todavía no dio detalles sobre la misma.

No podía mover ningún músculo -a excepción de leves movimientos con los dedos- y hablaba a través de una computadora con una voz artificial. Tenía 21 años cuando le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica -ELA-, aquella enfermedad que cambiaría su vida en todos los sentidos.

Tenía 21 años cuando le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica -ELA-

En aquel momento, los médicos le dijeron que con suerte viviría un par de años más. En ese momento, Hawking tomó lo que el consideró la decisión más importante de su vida: vivir. “Hasta la enfermedad, vivir me aburría”, dijo hace algunos años.

Con las fuerzas para aprovechar lo que quedaba de su vida, completó su doctorado y se convirtió en profesor de matemáticas en la Universidad de Cambridge, el mismo trabajo que había tenido Isaac Newton 300 años atrás de él.

Con el tiempo, Hawking se convirtió en uno de los científicos más destacados del mundo acaparando la atención de todo el mundo con teorías que ni siquiera sus compañeros de doctorado podían entender. “Mi objetivo es simple”, dijo una vez: “Quiero entender completamente el universo, por qué es como es y por qué existe”. En ese sentido, pasó gran parte de su carrera intentando conjugar la teoría de la Relatividad de Einstein con la física cuántica para producir una “Teoría del todo” (ése nombre recibe la película que cuenta su vida).

“Quiero entender completamente el universo, por qué es como es y por qué existe”

También fue un escritor best-seller. “Una breve historia del tiempo”, escrito en 1988, fue su obra más vendida. El libro fue calificado muy denso y pronto se había una de esas obras “que todos tienen y nadie lee”. También llegó a la ficción: con su hija, escribió una serie de cuentos infantiles sobre un viajero intergaláctico que se llamaba George.

Dio discursos en todo el mundo con la voz metálica de su sintetizador. Participó en muchos programas de televisión, entre los que se destacan Star Trek, Los Simpsons y The Bing Bang Theory.

Nació el 8 de enero de 1942, el mismo día del 300º aniversario de la muerte de Galileo (dato que él supo resaltar). Su padre era científico pero más alineado con la biología. Él quería ser matemático. En la física y el estudio de los cosmos los dos estaban contentos. Él mismo lo dijo. Vivió de prestado más de 50 años y eso lo hizo quien fue. Desafió a la física y a la matemática desde los pizarrones, a sus pares desde las teorías y a la medicina desde la existencia.