“Un cementerio para las víctimas del aborto”: el polémico discurso de Olmedo

El Canciller - Comentarios

El diputado más conservador de toda la Cámara Baja, el salteño Alfredo Olmedo (de Salta Somos Todos), criticó duramente el proyecto de legalización del aborto que se debate en la Cámara de Diputados. Además de tomar posición “en defensa de las dos vidas”, preguntó irónicamente si los abortos serían pagados a través de préstamos al FMI y sostuvo que abortar es cometer un asesinato.

Si en el aborto la solución es matar al niño por nacer hemos vuelto a fracasar. Curiosamente, todos los que estamos aquí debatiendo el aborto estamos vivos. Plantearon un aborto seguro: lo seguro es que se muere un chico. Y cuando hablan de gratuito, gratuito no hay nada. Lo pagamos todos con nuestros impuestos”, remarcó el diputado.

“Cuando hablan de gratuito, gratuito no hay nada. Lo pagamos todos con nuestros impuestos”

¿Vamos a pedirle la plata al FMI para pagar los abortos? Yo no voy a permitir eso”, enfatizó mientras se ganaba el abucheo de gran parte del recinto. En tanto, el salteño sostuvo que la ley que se busca aprobar no es para los sectores pobres o vulnerables, sino para los más ricos. “La gente humilde tiene valores y no aborta. No le hace falta la clandestinidad porque le da valor a su hijo. Están haciendo una Ley amparados en los pobres para para los ricos”, subrayó.

“Hay un negocio encubierto: el tema de las células. Tengamos respeto por el ser humano, no hagamos negocio de la muerte. Si sale la ley, estoy pidiendo un cementerio para las víctimas del aborto. Voy a ser muy duro: los tendrán que cremar a los chicos para que ninguno haga negocio con un chico muerto. En el país de las libertades, no podemos vivir en libertinaje“, advirtió.

“¿Cuáles son las soluciones? Que esa madre que dice tener un embarazo no deseado lo dé en adopción desde el vientre, con la conformidad del padre, porque curiosamente cuando tienen vida rápidamente lo buscan al padre para que se haga cargo de todos los gastos, pero cuando lo quieren matar no lo buscan”.

“La vida es única, no es ni del padre ni de la madre, la vida del hijo es del hijo y nadie tiene la potestad de quitarle esa vida. Si alguien juró por Dios y los Santos Evangelios, y vota ahora a favor del aborto, por ética tiene que renunciar”.

El discurso de Olmedo completo