Un atentado sin vinculaciones políticas: la postura del Gobierno sobre el ataque en el Congreso

El Canciller - Comentarios

El Gobierno salió rápido a desvincular el ataque a tiros al diputado Héctor Olivares de cuestiones políticas. En una conferencia de prensa en la que mostró el video de hecho, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sostuvo que se trató de un “ataque premeditado y mafioso” y aseguró que el objetivo era el amigo y asesor del diputado, Miguel Yadón, que murió en el acto.

“Se ve en el video cómo logran asesinarlo y pudiendo haber asesinado a Olivares, no lo hacen. Olivares queda sentado tratando de pedir ayuda, los dos atacantes bajan y ni lo miran. Finalmente el auto se va y a los segundos se ve cómo llega un oficial de la Policía de la Ciudad”, relató la ministra, que de todos modos aprovechó para remarcar que es “una constatación de las mafias que trabajan en el país”.

Aunque en su mensaje el presidente Mauricio Macri habló de un “ataque” contra Olivares y Yadón, los comunicados de Presidencia y del interbloque Cambiemos en Diputados validaron la hipótesis de Bullrich: ambos hablan de un “atentado”.

“Pedimos que recaiga todo el peso de la ley sobre los autores de este atentado y rogamos fervientemente que Héctor pueda salvar su vida”, señalaron los representantes del oficialismo en la Cámara Baja.

En el mismo sentido se pronunció el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro, que había estado en ese lugar un día antes junto a su jefe, Diego Santilli. “Fueron directamente a matarlo. Es un atentado, un hecho mafioso. Fueron a ejecutarlo”, sostuvo en declaraciones a Radio Mitre.