Último mensaje del ARA San Juan: “Estamos fatigados y bajamos a 40 metros de profundidad”

Se conoció la declaración completa del capitán de navío y ex jefe de la fuerza de submarinos, Claudio Villamide. La tesis judicial dice que el navío explotó por el hidrógeno que liberaron las baterías afectadas por el agua de mar
El Canciller - Comentarios

A un año y dos días de su desaparición, la Armada Argentina confirmó el hallazgo del Submarino ARA San Juan, que contaba con 44 tripulantes a bordo al momento de su implosión.

Luego de varios intentos fallidos y pese a la colaboración de otros países, el Seabed Constructor de la empresa privada Ocean Infinity detectó al subamarino a 800 metros de profundidad dentro del área denominada 15A-4.

El último mensaje del ARA San Juan

Mientras todavía se barajaban extensas teorías sobre su hundimiento, en diciembre de 2017 se dió a conocer el último mensaje cifrado del submarino ARA San Juan, que había desaparecido el 15 de noviembre.

“Estamos fatigados y bajamos a 40 metros de profundidad”, fue la primera parte de la comunicación.

Quien realizó el contacto desde el submarino hacía la base Central de Comunicaciones de Submarinos fue el teniente de navío Fernando Villarreal.

Mientras iban rumbo a Mar del Plata a una velocidad de 5 nudos, anunciaron que “estaban a plano de periscopio”, es decir con el visor por sobre el mar a “propulsado con circuito dividido”. Esto se debió a que habían apagado las baterías de la proa porque se había producido un “cortocircuito y principio de incendio”.

El mensaje continúa: “Tenía (la tripulación) intenciones de descansar porque el temporal nos había castigado durante la navegación en superficie de la noche anterior”, explicaronen tanto anticiparon que “luego irían a plano 40 para entrar al tanque de baterías n° 3 y evaluar daños”.

La información se había dado a conocer en diciembre de 2017 por A24, aunque de forma incompleta. Sin embargo, cuatro meses más tarde, en marzo de 2018, Clarín consiguió a través de fuentes judiciales el descargo del capitán de navío y ex jefe de la fuerza de submarinos, Claudio Villamide.

La tesis judicial indicaba que “la explosión que provocó la tragedia se detectó a las 10.31 de ese 15 de noviembre”.

Y agregaba: “Por lo tanto, se presume que el San Juan explotó por el hidrógeno que liberaron las baterías afectadas por el agua de mar -que había entrado por el Snorkel- a 40 metros de profundidad y luego de los 300 metros se empezó a estrujar como una lata de aluminio por la presión del mar”.