“Trump no decide el resultado”: qué dijo la campaña de Biden sobre la judicialización del recuento de votos

El Canciller - Comentarios

La directora de la campaña del candidato presidencial de la oposición en Estados Unidos Joe Biden, Jen O´Malley Dillon, emitió un comunicado donde calificó como “indignantes”, “sin precedentes” e “incorrectas” a las declaraciones de Donald Trump que denunciaron un supuesto fraude en el recuento de los votos de los últimos estados claves para definir el resultado de la contienda.

O´Malley Dillon advirtió que el equipo legal “está listo para actuar” ante cualquier intento de resolver los comicios por la vía judicial. “Fueron indignantes (los dichos del presidente) porque es un esfuerzo de quitarles los derechos democráticos a los ciudadanos estadounidenses“, aseguró la directora de campaña del postulante demócrata.

“Fue algo sin precedentes porque nunca antes en nuestra historia un presidente de los Estados Unidos había tratado de despojar a los estadounidenses de su voz en una elección nacional”, indicó en un comunicado difundido en un momento en que el escrutinio continúa en la mayoría de los estados clave del país y es imposible pronosticar un resultado final de las presidenciales.

“Después de haber alentado para evitar el recuento legal de la boletas antes del día de las elecciones, ahora Trump está diciendo que estas boletas tampoco se pueden contar después del día de las elecciones”, añadió. La campaña de Biden aseguró que el conteo “no se detendrá” y seguirá “hasta que se cuente cada voto debidamente emitido”.

Trump no decide el resultado de esta elección. Biden no decide el resultado de esta elección. Es el pueblo estadounidense el que decide el resultado. El proceso democrático debe seguir y continuará hasta que finalice”, agregó el texto.

Con un mapa electoral aún incompleto, Biden encabeza el recuento de electores con 238 contra 213 del republicano. Sin embargo, algunos escrutinios parciales en estados clave perfilan una tendencia un poco más favorable para Trump aunque la disputa se define voto a voto en Wisconsin, Pensilvania, Georgia y Carolina del Norte, los lugares donde el presidente quiere frenar el recuento.