Tres años sin Nisman: inquieta a la Justicia un caso con muchos enigmas

El Canciller - Comentarios

El fiscal federal Alberto Nisman murió entre el 17 de enero y el 18 de enero de 2015. Para el juez Julián Ercolini, para las querellas y para la fiscalía, fue asesinado, aunque aún no se sabe quién lo hizo. El único procesado directamente por la muerte es Diego Lagomarsino, empleado de Nisman, acusado de entregarle el arma. A tres años, aún quedan muchísimas incógnitas en el expediente.

¿Qué pasó entre el sábado 17 y el domingo 18?

Lagomarsino salió del edificio de Le Parc en Puerto Madero a las 20:30. Nisman siguió mensajeándose con varios periodistas hasta las 22:30. Para Ercolini, la muerte de Nisman se dio entre las 20 del sábado y las 10 del domingo. Más allá, aún no está determinado cuantas personas entraron, por dónde, cómo abordaron al fiscal y como salieron del complejo. El juez sostuvo que el plan puso en evidencia “la precariedad del control privado”, al no quedar nada filmado ni registrado.

¿Cuál fue el motivo del homicidio?

Para Ercolini, una o más personas ingresaron, redujeron a Nisman, lo llevaron al baño y le dispararon en la cabeza con el arma de Lagomarsino. Arroyo Salgado ha planteado que el motivo del homicidio era la denuncia por el Memorándum que el fiscal había presentado esa semana. Al no tener autores directo del hecho, las motivaciones son difíciles de establecer, algo que suele ser clave en las investigaciones por homicidios.

¿Cuál será el futuro de Lagomarsino?

El informático es el único procesado por la muerte directamente ya que los cuatro custodios están implicados por no haber cumplido con sus funciones y, en el caso de dos de ellos, de facilitar el encubrimiento del homicidio. Lagomarsino puede aún apelar el fallo de Ercolini u optar porque la parte de la causa que lo involucra vaya más rápido a juicio oral.

Uno de los puntos en los cuales centra su defensa es justamente el desconocimiento de los supuestos autores materiales del hecho. ¿Cómo podrían acusarlo de un plan criminal para matar a Nisman si no se conoce quién formaba parte? El otro pilar fundamental en su estrategia es el primer informe que se hizo en la causa donde se estableció que no hubo terceras personas involucradas en la muerte.

Si su parte llega finalmente a juicio, allí no se podrá evitar un confronte entre los dichos del Cuerpo Médico Forense (CMF) y Gendarmería, que apuntaló la hipótesis de homicidio. El CMF aseguró que no había golpes mientras que la fuerza federal sostuvo que sí. La otra duda que siempre circuló alrededor de Lagomarsino es: ¿por qué dejaría en la escena de un homicidio un arma suya? ¿Era parte del plan criminal que resultara involucrado de esta manera?

¿Por qué Jaime Stiuso no contestó el teléfono?

Durante las dos declaraciones que hizo en la causa, el ex agente de inteligencia aseguró que no escuchó las llamadas. En su primera presentación, no dijo que a Nisman lo hubieran matado pero si lo hizo cuando fue citado por segunda, relacionando su muerte con la denuncia que había hecho y con su trabajo por la causa AMIA.

Lo que se está realizando ahora es un mega entrecruzamiento de las llamadas y contactos telefónicos de varios agentes de inteligencia, ex funcionarios y miembros de fuerzas de seguridad, mantenidos en los días anteriores y posteriores a la muerte del fiscal. Ese peritaje lo había empezado la fiscal Viviana Fein.

¿Puede prescribir la causa?

A pesar de que hayan pasado tres años, aún no hay riesgo de que la causa prescriba y no se pueda investigar. Para eso, tienen que pasar 12 años, tal como fija el Código Penal. Además, hay cuestiones técnico-juridícas que interrumpen el tiempo de prescripción, por lo que el tiempo real para investigar podría ser mayor.