¿Tregua? Cede Carrió ante la presión de Macri y posterga el juicio a Garavano

El Canciller - Comentarios

Alguien tenía que ceder. Y lo hizo Elisa Carrió, quien, en pos de aliviar tensiones en el Gobierno, respondió ante la presión de Mauricio Macri y aseguró que pospondrá la presentación del pedido de juicio político contra Germán Garavano.

Con el objetivo de “distender” el clima de tensión en Cambiemos, la líder de la Coalición Cívica ofreció una tregua a la guerra interna que mantenía con el ministro de Justicia e inquietaba a la Casa Rosada.

Yo no le pedí ni le voy a pedir la renuncia del Ministro Garavano al Presidente. Lo que dije esta mañana fue una broma, no condiciono ni disputo autoridad”, resaltó desde su cuenta de Twitter.

Y agregó: “Pido disculpas por la forma, pero ratifico lo dicho porque es verdad. Ejerzo mi facultad de diputada de pedir juicio político a los funcionarios establecidos por la Constitución Nacional”.

Sin embargo, Carrió, que también había presionado a Macri para que rompiera los lazos con Angelici, no terminó de echarle tierra a la interna y aseguró que la calma durará tan solo unos días.

“En aras de distender esta situación voy a posponer por unos días la presentación del Juicio Político que ya hemos elaborado”, aclaró.

Tras casi dos semanas de cruces, este jueves los socios del frente Cambiemos coincidieron en la presentación del programa Argentina Exporta, junto a ministros, legisladores y empresarios.

La primera en llegar fue Carrió, que tuvo su chance de hablar en el escenario y volvió a cargar contra el titular de la cartera de Justicia: “Voy a amigarme con el Presidente ahora cuando me lo 
saque a Garavano”, recalcó.

Luego de un saludo frío y un clima tenso que reinó en el CCK, Carrió bajó el tono de sus declaraciones y comenzó la retirada. “Estoy bien con Macri, salvo obviamente la diferencia en materia de impunidad que creo que se va a ir resolviendo”, adelantó en declaraciones a Radio10.

Finalmente, la diputada cedió y postergará “por unos días” su guerra contra Germán Garavano, Daniel Angelici y otros vínculos del Presidente con los que se siente incómoda.