Tras la denuncia contra Darthés, relata Manguel que fue víctima de acoso en Animales Sueltos

El Canciller - Comentarios

Después de que Actrices Argentinas denunciara públicamente a Juan Darthés por violar a una compañera de elenco de 16 años durante una gira de la tira para niños Patito Feo, en la mesa de Animales Sueltos, la periodista Romina Manguel aseguró que ella fue acosada sexualmente por un invitado de la mesa del programa que conduce Alejandro Fantino.

Muchas personas no entienden por qué las denuncias de acoso y abuso sexual suelen aparecer tiempo después de que el delito ocurra. En ese sentido, Manguel remarcó que las mujeres denuncian “cuando pueden” y no “cuando quieren” debido a que “el medio es machista” y es muy común que los colegas no crean desde un primer momento la historia de la víctima o que la relativizen.

La denuncia pública de Thelma Fardin, acompañada con su respectiva causa judicial radicada en Nicaragua, empujó a Manguel a contar una historia  de acoso en la que ella fue protagonista: “Ha venido acá un invitado que me ha acosado sistemáticamente. Estuvo sentado en esa mesa. Ese día, Tato Young se quedó al lado mio hasta que me tomé un taxi. Cuando lo vi le conté a Tato y él no me dejó un segundo”.

“Nos fuimos. Esta persona, además, me siguió, claramente porque Tato lo vio. Se ofreció a llevarme y Tato le dijo que ya había pedido un taxi. Me subí y me fui a mi casa”, relató.

Contó también que habló con la producción del programa para que no vuelvan a traer al invitado, aunque no quiso dar su nombre. Mientras escuchaba la historia, Alejandro Fantino se mostraba sorprendido y preguntó si el acusado había vuelto a venir al programa, a lo que la respuesta fue “no”.

La periodista de Animales Sueltos aseguró también que años atrás sufrió una violenta situación de acoso en un estudio de radio por parte de una persona “muy pero muy conocida“.

“Es un tipo exitoso, buen mozo, muy conocido que se decía familiero. Me encerró en un estudio y me apretó contra un rincón. Además le pidió a la locutora y al operador que lo dejaran solo”, detalló.

“Tenía 38 años y no pude reaccionar, no supe qué hacer. La locutora y el operador sabían. Esa persona poderosa le decía a un compañero que me acompañó desde ese momento que era mi guardaespalda. No me pude defender. El no es no siempre y en cualquier momento”, siguió Manguel.