Tras el fracaso de la Ley antibarras y sin el apoyo de Carrió, prohíbe la legislatura porteña a los trapitos

El Canciller - Comentarios

Sin los votos de los cuatro integrantes radicales del frente Vamos Juntos, pero con el apoyo de Martín Lousteau y el socialismo, el Gobierno porteño logró prohibir por ley la actividad de los cuidacoches y limpiavidrios.

Desde el espacio de la Coalición Cívica aseguraron que nunca estuvo en su intención criminalizar la mendicidad y por eso, aunque votaron el código contravencional en general, se opusieron a la modificación del artículo 84.

La nueva reglamentación dispone que cuando una persona proponga un intercambio de dinero para cuidar un auto se le cobrará una multa que va desde los $2.500 a los $26 mil.

Sin embargo, y en línea con la Ley Antibarras que está frenada en el Congreso, si se trata de un cuidacoche organizado frente a un evento como un partido de fútbol o un recital la policía puede actuar inmediatamente y detenerlo hasta por 15 días. Y las penas y los montos se cuadruplican si se trata de una persona vinculada con algún club de fútbol.

Los socialistas Roy Cortina y Hernán Arce acompañaron la propuesta, mientras que Maximiliano Ferraro, Hernán Reyes, María Cecilia Ferrero y Claudio Cingolani, de la Coalición Cívica, a pesar de formar parte de la alianza votaron en contra.

Ley Antibarras

A nivel nacional el tratamiento de la Ley Antibarras, que también incluye las actividades de los cuidacoches y limpiavidrios, no cuenta con la misma suerte que la Ciudad ya que quedó aplazado sus tratamiento en Diputados.

Llamativamente, los motivos coinciden con los expuestos por la Unión Cívica porteña, pero por parte del kirchnerismo y el peronismo federal. ¿Será una señal para el Gobierno que la líder de la CC ARI, Elisa Carrió, llame a sus legisladores a votar en contra, bajo los mismos argumentos que los enemigos de Cambiemos?

El traspaso de la Terminal de ómnibus de Retiro

Además, se aprobó el traspaso a la Ciudad de la Terminal de Retiro, que antes estaba a cargo de Nación, para realizar reformas y la apertura de una nueva calle que conectará la estación con el Barrio 31. La votación se llevó a cabo solo con el apoyo del oficialismo ya que la izquierda y el kirchnerismo votaron en contra mientras que el bloque peronista y Evolución se abstuvieron.