Trabajo peligroso: 5 casos de inseguridad que vivieron policías en el último mes

Todas las semanas ocurre un nuevo hecho de violencia contra los integrantes de las fuerzas policiales. ¿A ellos quién los cuida?
El Canciller - Comentarios

A un mes asesinato del inspector Juan Pablo Roldán, más policías resultaron heridos y muertos cuando desarrollaban sus tareas y también fuera de sus horarios laborales. Esta mañana, el horror fue protagonista en las inmediaciones de la estación de Retiro. Un hombre en situación de calle le robó el arma a un policía de la Ciudad y hubo un enfrentamiento a tiros. Terminaron heridos el delincuente, dos agentes de la policía porteña y un joven ciclista. 

1. Tiroteo a pleno luz, en Retiro

Minutos de pánico vivieron las personas que esta mañana pasaban por las inmediaciones del Barrio 31 y de la estación de tren San Martín, donde un hombre, de 31 años, en situación de calle disparó al aire. Le había robado el arma reglamentaria a un policía de la Ciudad, quien pidió apoyo.

Llegaron al lugar en auxilio otro miembro de la fuerza y una agente de la Policía Federal Argentina, perteneciente a la División Ferrocarril San Martín. Se produjo una balacera en la que fueron heridos el oficial que fue en apoyo (recibió un disparo en el tobillo derecho), y la agente (sufrió una herida de bala en la mano derecha).

También resultaron heridos un ciclista que pasaba por la zona (una bala lo rozó) y el agresor (identificado como Jonathan Eduardo M., oriundo de Ciudadela) fue reducido tras un balazo en el abdomen y detenido. Ambos fueron trasladados al Hospital Fernández. Mientras que los dos policías lesionados fueron trasladados al hospital Churruca y están fuera de peligro.

2. Peligro en el colectivo

Hace una semana, un policía federal y un civil fueron asesinados durante un violento asalto a un colectivo de la línea 100 en Barracas. También otro pasajero fue herido. Dos delincuentes subieron al transporte público y amenazaron al chofer y a los pasajeros que estaban en la parte delantera con la intención de robarlos.

Uno de los ladrones fue al fondo de la unidad y sacó un arma para asaltar al resto de los pasajeros. En ese momento, Esteban Lagos -el oficial asesinado-, ubicado en la parte media trasera izquierda del colectivo, se identificó como policía para evitar el robo y comenzó la balacera.

El oficial asesinado, Esteban Lagos

Gracias al policía, los demás pasajeros están vivos excepto Roberto Juan Bonifacio, un barrendero que fue víctima de los delincuentes. Uno de los ladrones de alrededor de 45 años escapó por la parte trasera, mientras que el otro (menos de 30 años) se quedó al lado del conductor para que el chofer le abriera la puerta.

3. Disparo a quemarropa

Fernando Palavecino, 25 años, fue asesinado por una pareja cuando estaba con dos amigos frente a la plaza de Billinghurst, en San Martín. El oficial de la Policía Bonaerense es el 20° oficial asesinado en lo que va de este año.

El joven charlaba con una colega y con otro amigo, cuando un hombre estacionó su auto a pocos metros, se bajó y le disparó en la cabeza. Ese día no le tocaba trabajar en la Unidad de Policía de Prevención Local (UPPL) de Tres Febrero, por eso estaba vestido de civil.

Antes de cometer el crimen, la pareja tuvo un cruce verbal con el oficial, su colega y su otro amigo. Después de eso, se fueron en el Fiat Palio fueron regresaron y lo asesinaron.

El joven policía asesinado, Fernando Palavecino

Las cámaras de seguridad de la zona captaron toda la secuencia. Gracias a las imágenes pudieron identificar a los asesinos que se presentaron ante la Justicia. El hombre fue identificado como Gonzalo Pinto, de 25 años, y cuenta con antecedentes por robo y drogas. La mujer que aparece en el video es Florencia Asto.

La principal hipótesis es que los acusados conocían a Palavecino. Los investigadores creen que el móvil habría sido un conflicto personal. 

4. Asesinato en la heladería

Un cabo de la Policía Federal Argentina (PFA) fue asesinado por cuatro delincuentes que intentaron robar en la heladería Bianca, ubicada en Ramos Mejía. Al oficial Diego Di Giácomo, de 29 años, le dispararon en el tórax y en la pierna izquierda cuando se enfrentó con los ladrones. En ese momento, no estaba trabajando.

Diego Di Giácomo

Cuando entraron los delincuentes a la heladería, el oficial se identificó y comenzaron los disparos. Tras un llamado al 911 que dio aviso del asalto, los policías de la comisaría Oeste 8.ª llegaron al lugar. Trasladaron a la víctima en un patrullero al Policlínico Central de San Justo. Minutos después de ingresar, murió.

Las imágenes permitieron identificar a los victimarios. Serían los mismos asaltantes que días antes habían robado en el bar Abarloar, en la localidad Lomas del Millón ubicada al lado de Ramos Mejía.

5. Intento de robo

Días después del crimen del oficial Roldán, un policía de la PFA, de 39 años, que iba de civil a bordo de su moto junto a su hijo de 16 años, fue herido de un balazo por delincuentes que quisieron robarle la moto. El adolescente no sufrió heridas.

La zona en donde ocurrió el hecho

El hecho ocurrió en Einstein al 1200, en Moreno, cuando el oficial se identificó y comenzaron los disparos. A la guardia del hospital Santa María de San Miguel ingresó un joven de 27 años herido de un balazo en el abdomen, que luego murió. Se llamaba Diego Nicolás Mansilla y se cree que estuvo involucrado en el intento de robo.