Toca el dólar el piso de “la tabla del Central” y decide Sandleris si baja la tasa de interés o compra divisas

El Canciller - Comentarios

El dólar mayorista comenzó la rueda del martes en el piso de la banda cambiaria de flotación del Banco Central. Con opiniones divididas, los analistas económicos sugieren que el presidente de la autoridad monetaria, Guido Sandleris, debe salir a comprar divisas para fortalecer las reservas o reducir la tasa de interés que oscila en 59%.

El tipo de cambio cerró la jornada del lunes a $37,305, justamente en el piso de la banda de flotación cambiaria del martes. Si bien empezó la rueda cuatro centavos encima del cierre, una caída leve puede producir que el BCRA deba tomar la intención de si intervenir o no en el mercado cambiario.


Fuente: Christian Buteler

Desde que se fijó la nueva política monetaria, en octubre del año pasado, el BCRA no intervino en el mercado de divisas. Sin embargo, el tipo de cambio siempre operó más cerca de la línea inferior de flotación, aunque en los últimos líneas directamente se ubicó en el margen inferior.

La tabla de Sandleris indica que la divisa debe oscilar entre $37,31 y $48,28. La estrategia del BCRA indica que, si perfora el piso, la entidad puede comprar dólares hasta 50 millones de dólares, subiendo la demanda y, por ende, el precio. Otra opción que tiene es desincentivar las inversiones en pesos, es decir, la compra de Leliq, reduciendo la tasa de interés que el Central le paga a los bancos nacionales.

Hay dos cuestiones en las que los economistas y analistas coinciden: las súper tasas de interés no se pueden mantener mucho tiempo más, ya que reducen el crédito al mínimo y afectan seriamente el desarrollo de las Pymes y de la actividad económica en general; y que el actual escenario de flotación es positivo: un dólar operando estable sin necesidad de que el BCRA entregue reservas en la City.

Por eso, la principal sugerencia que llega a la mesa de Sandleris es que el BCRA convalide mayores caídas de la tasa de interés para que haya más pesos en la calle, manteniendo el equilibrio en el precio del dólar.