Tinelli, el outsider que todos quieren pero nadie teme

En los últimos días se conoció la posibilidad de que Marcelo Tinelli se presente a las elecciones presidenciales de 2019. ¿Una esperanza para el peronismo amigable y una amenaza para Mauricio Macri?
El Canciller - Comentarios

“Hoy no pienso en mi ingreso a la política. Si algún día se da, no lo descarto”, había afirmado recientemente Marcelo Tinelli en una entrevista con el periodista Luis Novaresio. De esa forma dejó la puerta entreabierta para su ingreso a la política nacional.

El rumor del gran salto del conductor de Showmatch se conoció a través de diversas versiones periodísticas. Según pudo saberse, quienes impulsan la candidatura del bolivarense son el zabeca de Banfield, Eduardo Duhalde; y el colorado alica-alicate, Francisco de Narvaez. Dos hombres que hace tiempo están por fuera de la esfera de influencia de la política argentina, pero quieren volver, no como otros.

La idea es que Tinelli se presente en una interna contra Urtubey, Massa y Randazzo, y emerja como la única figura posible de ganarle a Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

Una de las posibilidades que se evalúa es que Tinelli se presente como candidato por el peronismo racional, en una interna contra el gobernador Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa o el propio desaparecido en acción, Florencio Randazzo. La idea sería ir ganando posiciones y emerger como la única figura capaz de ganarles a Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri.

Una especie de modelo Trump a la criolla pero que presenta sus diferencias con el caso estadounidense: el magnate estadounidense, luego de ganar la interna del Partido Republicano, se enfrentó a la candidata demócrata en un mano a mano. El camino de Tinelli es mucho más complejo: no solo tendría por delante la difícil tarea de ganar una interna peronista, sino que también debería superar a las dos figuras más relevantes de la política nacional.

Desde Cambiamos ya tomaron cartas en el asunto. El gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba quiere evitar a toda costa que el empresario de medios sea el candidato opositor. En un operativo contención busca atraer a Tinelli a la esfera del oficialismo para encapsular cualquier posibilidad de una postulación por el peronismo. La estrategia incluyó una reunión entre Tinelli y el mismísimo Mauricio Macri, que parece vivir sin problemas y con muchos ratos libres. No afloje, Presidente.

No obstante, y más allá de que un sector del peronismo –por ahora marginal– ve con buenos ojos la candidatura, y que, desde el oficialismo dejaron entrever su preocupación, ¿tiene posibilidades de llegar a la presidencia un outsider? Para aclarar, un outsider no es alguien nuevo en la política, sino alguien que está por fuera del sistema político.

Mauricio Macri, por ejemplo, es alguien que decidió post crisis del 2001 ingresar a la política, pero priorizando una construcción propia –Compromiso Para el Cambio y luego Propuesta Republicana PRO. El caso de Tinelli es muy distinto. Sería un gran paso directo a la escena grande de la política nacional. En ese marco, solo un escenario catastrófico en 2019 podría dar lugar a la emergencia de una figura que se encuentre al margen del sistema.

Por ahora parecen muchos escollos para un hombre al que le durmieron la elección a la presidencia de la AFA con el recordado 38 a 38. Quizás todavía esté más verde que el pañuelo por el aborto seguro, legal y gratuito para dar el gran salto.