Tímida y tardía respuesta del cristinismo con De Vido

Oscar Parrilli, el ex jefe de los espías, afirmó que las detenciones de los ex funcionarios son "son claramente políticas"
El Canciller - Comentarios

El naufragio del cristinismo sumó un nuevo capítulo. El ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Oscar Parrilli, tuvo un gesto tímido y tardío para con sus ex “compañeros”, Julio De Vido y Amado Boudou. “Claramente son detenciones políticas ordenadas por el presidente (Mauricio) Macri y el ministro (Germán) Garavano con algunos jueces de Comodoro Py que se comportan como un bufete de abogados de la Casa Rosada”, sostuvo.

Las declaraciones no son casuales. El ex funcionario y secretario personal de Cristina Kirchner, suele ser un álter ego de la ex mandataria frente a los medios. En diálogo con Télam, Parrilli aseguró que “si Boudou o De Vido cometieron algún ilícito, como todo argentino lo tienen que pagar, pero tienen la presunción de inocencia de la que gozamos todos”.

“No había ningún motivo para que montaran el circo para detenerlos para que hablemos de eso y no de las cosas importantes que suceden en el país”, dijo Parrilli

El máximo momento de tensión llegó con la frase de Alessandra Minnicelli, esposa de De Vido: “Cristina tuvo un gesto inhumano con nuestra familia”, sostuvo en una entrevista la ex titular de la Sindicatura General de la Nación y amenazó elípticamente con tirar del mantel. Poco tiempo después hubo un gesto más simbólico y millenial, cuando la foto de portada del Twitter de @JulioDeVido cambió. Ya no está CFK, pero Néstor Kirchner (y Aníbal, que lo visitó el fin de semana en la cárcel) si.