Tierra del Fuego: se acercan Vuoto y Bertone para configurar la unidad entre PJ y kirchnerismo

El Canciller - Comentarios

Mientras que a nivel nacional Alternativa Federal y el kirchnerismo no llegan a un acuerdo para una gran PASO, las negociaciones a nivel territorial avanzan. Hace exactamente un mes, la expresidenta Cristina Kirchner se reunió con el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto. Este martes, la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, imitó la iniciativa de la líder de Unidad Ciudadana y de ambos lados del peronismo dan por “encaminada” la unidad.

En un evento que congregó a 5000 mujeres, Vuoto y Bertone se mostraron juntos ante las cámaras. La gobernadora fue electa en 2015 por el Frente para la Victoria, pero en el último año se sumó a la liga de nueve gobernadores que integran Alternativa Federal.

El pedido de unidad comenzó hace unos meses desde el Instituto Patria y continúa en el presente desde Cuba. Es el mensaje que Cristina le envía a sus intendentes y funcionarios, que se unan con el peronismo federal para vencer a Macri en octubre.

En Neuquén, La Pampa y Entre Ríos sucede lo mismo. Alternativa Federal y kirchnerismo se funden para competir contra los candidatos de Cambiemos. La búsqueda de consensos se extiende a Río Negro, pero aparece una traba para el diálogo entre Martín Soria y Miguel Ángel Pichetto.

En 2017, el Frente Ciudadano y Social, la alianza kirchnerista que incluía al intendente Vuoto, al intendente de Río Grande, Gustavo Melella, de Forja, y a la ex gobernadora Fabiana Ríos, se quedó con el 29,99% de los votos. Por otro lado, Cambiemos Tierra del Fuego conseguió un 29,73% de los sufragios?, liderado por Héctor Stefani, titular de la Ansés de Ushuaia. En tercer puesto quedó el Partido Justicialista tradicional. Con la concejal de Río Grande Laura Colazo encabezando la lista y el liderazgo de la actual gobernadora fueguina Rosana Bertone, logró sólo un 23,2% de los votos, algo que al reconocer la derrota atribuyeron a la “polarización”. Los números reflejan que la unidad del peronismo dejaría a Cambiemos con muy pocas chances electorales.