Tierra del Fuego: en medio de las acusaciones por abuso sexual en su contra, Melella denunció la intromisión de un submarino de Estados Unidos

El Canciller - Comentarios

Un gobernador en la mira. Gustavo Melella está imputado por abuso sexual por las denuncias de tres obreros en hechos que habrían ocurrido cuando el ahora mandamás de Tierra del Fuego era intendente de Río Grande. En medio del procedimiento judicial, enfrenta un conflicto internacional: denunció que un submarino nuclear de los Estados Unidos está operando en aguas del Océano Atlántico Sur, con el apoyo de la aviación militar británica.

Denuncias por abuso sexual

Uno de los tres obreros denunciantes de Melella ratificó bajo juramento lo que había denunciado en 2018 en la Justicia y, en diálogo con Infobae, dio detalles del abuso que habría sufrido y destacó: “A mí me marcó profundamente lo que pasó. No me olvido. Me hizo mucho daño. Yo tuve problemas con mi familia por todo esto, me echaron de la pensión donde estaba, no pude conseguir trabajo.”

Después de las tres denuncias, en medio del 2019 electoral, Melella desestimó las acusaciones y aseguró que se trataba de “una campaña política” en su contra. Hasta ahora, el juez de la causa, Raúl Sahade, nunca lo llamó a indagatoria, pese a los reiterados pedidos de el abogado de los denunciantes, aunque en noviembre ordenó una pericia psiquiátrica, sin fecha aún establecida.

ARCHIVO. Reunión entre Gustavo Melella y el entonces candidato a presidente, Alberto Fernández, en julio 2019

Intromisión submarina

Melella activó las alarmas a través de Twitter. El mandatario fueguino denunció contar con “información brindada por el Comandante de la fuerza de submarinos en el Atlántico de los Estados Unidos” que indica “la introducción de un submarino nuclear en nuestro Atlántico Sur” y que esa operación naval, cuenta con “la cooperación recibida por aviones británicos con base en nuestras Islas Malvinas”.

Melella advirtió además que, “en caso de haber ingresado en espacios soberanos argentinos, sería un hecho sin precedentes en nuestra historia, implica una acto de extrema gravedad para todos los Estados de la región”.

Mientras tanto, el Comando de Fuerzas Submarinas del Atlántico de los Estados Unidos publicó dos mensajes en las redes sociales, donde admite la colaboración de la aviación británica. “Un avión del Reino Unido del Territorio Británico Independiente de Ultramar (BIOT) Islas Malvinas colaboró recientemente con el USS Greeneville (SSN 772) en el océano abierto del Atlántico Sur, demostrando el alcance global de las fuerzas de ambas naciones. #SubmarinoFuerza”, publicaron.