The Umbrella Academy: la segunda temporada aprende de (casi) todos sus errores

Los nuevos capítulos corrigen viejas confusiones de la primera temporada con un nuevo agregado: un salto temporal ubica a los superhéroes en la década del 60.
El Canciller - Comentarios
@B Gran análisis de la nueva...
@Flavio Y menos que menos pensando que...

Un grupo de bebés con habilidades extraordinarias son adoptados por un excéntrico millonario. ¿El resultado? Una familia disfuncional que terminará ocasionando el apocalipsis. 

La adaptación de la novela gráfica de Gerard Way (el cantante de My Chemical Romance) y el ilustrador Gabriel Bá no nos muestra a los clásicos superhéroes de acción listos para salvar al mundo. Klaus, Vanya, Luther  y compañía no saben lo que hacen la mayor parte del tiempo y siguen aprendiendo sobre la marcha. Se equivocan, se enroscan en dramas familiares y en algunos casos hasta se avergüenzan de sus propios poderes.

En esta segunda entrega, los protagonistas logran escapar del apocalipsis usando los saltos temporales de Five (Aidan Gallagher), pero las cosas salen mal y terminan en diferentes puntos de Dallas, Texas entre los años 1960 y 1963.

Ahora, Five es el encargado de buscar y reunir a los integrantes para descubrir qué causó el día del juicio final, detenerlo y regresar a su línea temporal en el 2019. Ah, y solo tienen diez días para hacerlo. 

Ellen Page es Vanya en The Umbrella Academy
Ellen Page es Vanya en The Umbrella Academy

Aunque la serie se mantiene igual de fresca y canchera que su primera parte, esta temporada metió un upgrade en varios aspectos. Para empezar, el escenario sesentoso ayuda a crear una nueva introducción mucho más cautivadora de los personajes. Incluso, en los momentos en los que no están todos juntos, que son la mayoría, la serie logra mantenernos interesados en los recorridos personales de sus protagonistas. 

Seamos sinceros: la primera se detenía demasiado en dramas innecesarios y se volvía tediosa. The Umbrella 2 aprendió de (casi) todos sus errores. La única narrativa que coquetea con el melodrama es la de Vanya (Ellen Page), que  aparece como niñera en una granja en compañía de una mujer solitaria y su hijo. De todos modos, su historia termina teniendo una vueltita de tuerca interesante y nos muestra una nueva faceta del personaje. 

El elemento del viaje en el tiempo le agrega un gustito extra y amamos cuando los elementos de realidad y ficción se mezclan al mejor estilo Bastardos Sin Gloria. De hecho, una de las tramas centrales estará atravesada por el asesinato a Kennedy.

Mención aparte para la música. Cada secuencia de acción está acompañada por un gran tema de Aretha Franklin, Queen o The Backstreet Boys entre otros. En la primera parte,  el soundtrack se sentía un tanto forzado para que sonara cool, pero esta vuelta lograron incorporarlo de una forma mucho más natural,  así que háganse el favor de sumar la banda sonora a sus favoritos.

Te recomendamos leer

¿Tercera temporada?

Seguimos pensando que dos o tres episodios menos le hubieran sentado aún mejor (son diez al igual que la primera) pero el resultado sigue siendo superior y muy entretenido. 

Y si pensaban que la cosa terminaba acá, The Umbrella Academy deja la puerta abierta para una prometedora tercera temporada.  Este no es el final para los hermanos Hargreeves.