Terrorismo: lanzan Ecuador y Colombia un operativo para capturar al líder de las FARC

El Canciller - Comentarios

Tras el anuncio del presidente ecuatoriano, Lenín Monero, en el que confirmó la muerte de tres miembros del equipo de prensa del diario El Comercio, los Gobiernos de Ecuador y Colombia lanzaron un ataque en conjunto para encontrar al líder de la banda narcoguerrillera que llevó adelante los secuestros y asesinatos de los tres trabajadores. El periodista, el fotógrafo y el conductor se encontraban en cautiverio a manos de un grupo terrorista con raíces en las FARC colombianas.

Moreno: “Tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas”

Según afirman fuentes oficiales, los captores pertenecen a un frente disidente de la guerrilla de las FARC comandado por el ecuatoriano Walter Artízala, conocido como “Guacho”. El gobierno ecuatoriano les había dado un plazo de 12 horas para que presentes pruebas fehacientes que confirmen que los secuestrados seguían con vida.

El periodista Javier Ortega -32-, el fotógrafo Paúl Rivas -45- y el conductor Efraín Segarra -60- habían sido tomados como rehenes en la localidad costera de Mataje, limítrofe con Colombia, donde realizaban un reportaje sobre la violencia que se estaba desarrollando en la frontera entre ambos países.

El gobierno de Mauricio Macri ya expresó su solidaridad con las autoridades de Ecuador. “Nuestras sentidas condolencias y profunda solidaridad con el Gobierno y el pueblo de Ecuador”, sostiene el comunicado, en tanto que agrega que “Argentina manifiesta su enérgica condena y reafirma su compromiso con la libertad de prensa y el trabajo de los comunicadores sociales, y su vocación de lucha por la paz y la seguridad internacionales”.

Las autoridades de Quito creen que los asesinatos se produjeron en Colombia.

Luego del asesinato, los disidentes de las FARC emitieron un nuevo comunicado en el que explican que los periodistas murieron “en un intento fallido de asalto de las fuerzas militares ecuatorianas y colombianas en las montañas de la frontera“, en tanto que aseguran que la culpa de estos asesinatos es de los presidentes Juan Manuel Santos y Lenín Moreno.

Como respuesta, Ecuador y Colombia lanzaron una operación en conjunto por cielo y tierra para capturar a Guacho, el narcoguerrillero disidente y  líder de la organización terrorista.