Suspensión de pagos hasta mayo: el “reperfilamiento” de Kicillof

El gobernador emitió una solicitada para aclarar que la Provincia no puede hacerse cargo de los vencimientos en enero. El peso de Alberto Fernández en la economía bonaerense.
El Canciller - Comentarios

La Provincia de Buenos Aires no puede pagar su deuda de enero. Ese fue el punto central del comunicado que elaboró, este martes, el gobernador Axel Kicillof para postergar los vencimientos de deuda.

La noticia sacudió los diarios y los mercados. Los bonos de la Provincia habían tenido una baja pronunciada el día lunes, cuando cayeron -en promedio- un ocho por ciento. Hubo picos, incluso, del 13%. 

Este martes, en cambio, el gobernador pidió directamente patear los vencimientos de deuda. En especial, las obligaciones del 26 de enero, que acumulaban una deuda de 250 millones de dólares.

Se trata del bono Buenos Aires 2021 (BP21, emitido en 2011), bajo legislación de Nueva York, que cuenta con vencimientos escalonados. En la nota, el Ejecutivo bonaerense difundió el contacto de una firma de asesoría financiera con base en Nueva York, Morrow Sodali, con el fin de que los acreedores puedan contactarse para adherirse a la propuesta.

“El propósito general de las enmiendas propuestas es liberar temporalmente a la Provincia de ciertas obligaciones financieras de corto plazo aplazando hasta el 1° de mayo de 2020 la próxima fecha de pago del principal, originalmente establecida para el 26 de enero de 2020″, indica la solicitada elaborada por el Ejecutivo provincial.

Segunda etapa

La primera parte del reperfilamiento de la deuda la llevó a cabo Kicillof con la publicación de la solicitada. Ahora, la pelota quedó en el terreno de los acreedores. Es que la propuesta de postergar los vencimientos debería contar, según afirmó el ministro de Hacienda bonaerense Pablo López, con una aceptación del 75 por ciento para posponer la fecha.

“Se llama una solicitud de consentimiento”, agregó el funcionario en diálogo con Radio La Red. “Está planteado como una posibilidad en el contrato”, indicó.

Y si bien la propuesta podría ser rechazado, López dejó entrever que sería, aún, una consecuencia peor: “La propuesta se formula bajo el entendimiento de que el rechazo del mercado al diferimiento propuesto resultaría en mayores daños a la economía bonaerense y pérdidas para los inversores”, completó.

Te recomendamos leer

El no-salvataje

La decisión del reperfilamiento tuvo, también, a otro actor involucrado: Alberto Fernández. Es que el Presidente anunció que no estaba dispuesto a realizar un “salvataje” para financiar a la Provincia.

“Simplemente no está previsto ese auxilio en las cuentas del Estado nacional, eso es lo que dijo Martín Guzmán y es la más estricta realidad. Después tendremos que ver cómo encarar el problema. Todo es una deuda heredada”, expresó en el reportaje con C5N del lunes por la noche.

Alberto y Cristina, en la jura de Kicillof como Gobernador.

Luego del anuncio, Fernández volvió a defender a Kicillof. “Lo tratan como el culpable de la situación, cuando en verdad, los únicos culpables son los que destruyeron la economía y endeudaron la provincia”, dijo Fernández, en referencia a la gestión de Cambiemos. Desde la oposición recogieron el guante, por redes sociales, al asegurar que el bono “reperfilado” fue contraído durante la gestión de Daniel Scioli.