Sus últimas apariciones públicas

El Canciller - Comentarios
@Converse Fashion Woman MI1192 Burgundy Fabric Hi Top Sneakers
@Patricia Diamante Sandalia Slide para mujer
@adidas mens Nite Jogger
@Karissa Tracolla Medium. 38 cm. Nero (Black)
@adidas SolarBOOST ST 19 Running Shoes - AW19

Cristian “Pity” Álvarez está en la mira de la Justicia por estas horas, a causa de una denuncia de homicidio. Tras decenas de escándalos, el músico estaría protagonizando el delito más grave de su historia después de muchos traspie con la droga y la tenencia ilegal de armas.

La última vez que se lo vió públicamente al cantante de Viejas Locas e Intoxicados fue en mayo, luego de un desplante a sus propios fans cuando llegó seis horas tarde a un recital que habían organizado en Tucumán. En el programa de radio que conduce Bebe Contepomi, en Mega 98.3, contó lo sucedido en esa ocasión y habló sobre su estado de salud y mental.

No manejo mi vida. Tengo un buen piloto automático. Creo que la manejo, pero no del todo. Le digo ‘Norte’ y puede que agarre Noreste o Noroeste, pero va para allá”, confesó el artista con calma.

Conciente de sus adicciones, no las niega y habló del tema. “Hay gente que no entiende nada y se cuida tanto y yo, que no me cuidé tanto, siempre me hice cargo de eso… y nunca hice apología. Les digo a los pibes que no caigan en esa trampa“, aconsejó.

A lo largo de los años, se pudo ver a través de los medios la evolución de las adicciones del Pity. Ante este contexto, llama la atención una primera entrevista que le realizó el periodista Daniel Tognetti en el 2006. Hace 12 años, el cantante reconoció su adicción al paco y pidió ayuda. Nadie escuchó.

La pasta base es el único problema que tengo en la vida. No tengo otro. Cuando hablo estas cosas, lo hago desde lo más bajo, de verdad. Son vacaciones terrenales le digo yo, porque no estás. Desaparecés. Es una droga tan rica y adictiva que la odio. A los pibes que le digo que no la toquen, caen. No sé si callarme para no avivar giles. Es una cagada, no conozco a nadie que la haya pasado”, admitió al programa ‘Blog’ que se emitía por Canal 9 y continuó: “Sufro, desaparezco como por 10 días. Siento un poco de vergüenza de haber caído en una boludez tan grande. No me la doy de nada. Capaz si no consumo soy muy feliz, por eso tomo esas cosas, para equilibrar”.

Dos años después, en 2008, le confesó a la revista Rolling Stone que también portaba armas. “Yo ando armado porque los demás andan armados. Con un fierro te cagan, boludo”, decía sin tener consecuencias por sus dichos. Un anticipo de la trágica combinación que lo llevaría hasta ser perseguido por la policía por supuestamente haber asesinado a alguien estando drogado.