Superclásico carísimo: saca Angelici la chequera de Boca y compra a Bebelo Reynoso

El jugador llegará el miércoles proveniente de Talleres y se hará la revisión médica para sumarse al plantel de Schelotto. El Xeneize planea jugar la temporada con dos jugadores de jerarquía por puesto.
El Canciller - Comentarios

El Club Atlético Talleres confirmó que llegó a un acuerdo con Boca Juniors por el traspaso de Emanuel Bebelo Reynoso. El enganche se convirtió en el nuevo refuerzo de un  Xeneize que, pese a tener un plantel numeroso, vive entre los algodones.

El zurdo de 22 años llegará a Boca -que compró el 60 por ciento de su pase- a cambio de 1,5 millones de dólares más distintos porcentajes de los pases de Juan Cruz Komar, Alejandro Maciel y Andrés Cubas. Además, Alexis Messidoro se sumará al préstamo.

La dirigencia de Talleres informó en un comunicado que “Emanuel Reynoso viaja este miércoles a Buenos Aires para cumplir con la revisión médica luego de haberse culminado los términos de una negociación muy importante en la historia de nuestra institución. Una vez finalizados los estudios médicos, se firmarán los contratos y se realizará la comunicación oficial, que entre sus términos incluye el préstamo del jugador Alexis Messidoro. Además, los porcentajes de los jugadores Juan Cruz Komar, Alejandro Maciel y Andrés Cubas”.

“Emanuel Reynoso viaja este miércoles a Buenos Aires para cumplir con la revisión médica” 

El superclásico amistoso dejó un mensaje claro: el once ideal de Boca no existe. Benedetto, Gago y Pablo Pérez lesionados; los tres colombianos separados por un episodio de violencia de género -hoy ya están entrenando nuevamente, le dejaron a Daniel Angelici una idea clara: si quiere ganar todo, tiene que tener 22 jugadores de jerarquía, dos por puesto.

Con algún déficit en la defensa central y un arquero que gusta pero no encanta, el plantel de Boca para intentar ganar la Copa Libertadores que le es adversa hace 11 años parece estar cerrado. Cuatro laterales de jerarquía (Fabra y Más en la izquierda; Jara, Buffarini ¿y Peruzzi? en la derecha), un mediocampo numeroso y un caudal ofensivo letal (llegaron Tévez, Wanchope y Reynoso).