Sumar a Lousteau: los guiños de Massa y Lavagna para atraer radicales y trascender al peronismo

El Canciller - Comentarios

Aunque todavía no anunció nada, el economista Roberto Lavagna se mueve como un candidato presidencial con dos límites: el presidente Mauricio Macri y la expresidenta Cristina Kirchner. Más allá, la quimera de la unidad se extiende sin confines. En los puentes que planea trazar para conformar una propuesta superadora a Cambiemos y el kirchnerismo, Lavagna busca sumar a sus filas un nombre propio que lleve a su frente a ser algo más que un panperonismo: Martín Lousteau.

En una entrevista que concedió a Radio La Red, el ex ministro de Economía insistió en que está dialogando con varios sectores para generar “consensos básicos”. Al ser consultado sobre si esas conversación se extienden hasta el seno de Cristina Kirchner, la respuesta fue taxativa: “Uno tiene que estar dispuesto a conversar con cualquiera si cree que esto puede contribuir en algo. En este en este momento le diría que no porque a lo único que contribuye es que se empujen ciertos límites que es bueno mantener”.

Aunque el tercer espacio, en el que conviven nombres como Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto y el propio Lavagna, transmite la idea de que el escenario político actual es de tres tercios (30% para Macri, 30% para Cristina y 30% para el espacio de Alternativa Federal), las encuestas muestran otra cosa. Los candidatos del PJ suman menos que sus dos contendientes y no pueden ser sumados, ya que, por ejemplo, muchos votos de Urtubey irían a parar a Macri y votos de Massa, a Cristina.

El dato que sí despierta optimismo en este espacio es el porcentaje del electorado que no quiere votar ni a Macri ni a Cristina que, dependiendo la consultora, varía entre 35 y 45%. Este tercer tercio, de preferencias variadas y socioeconómicamente diverso, es el que busca capitalizar la tercera alternativa. En ese intento, todos advierten la necesidad de que el espacio que se conforme trascienda al peronismo y, en esa vía, Martín Lousteau sería una pieza clave.


Fuente: Opinaia / Clarín.

El economista que ideó la resolución 125 durante el gobierno de Cristina Kirchner no encontró nunca cómo encajar en el macrismo. Aunque está afiliado a la UCR porteña, chocó varias veces contra la pared al intentar competir contra Horacio Rodríguez Larreta y ganar terreno el espacio de Cambiemos de la Ciudad.

Tampoco encontró un lugar para transmitir sus ideas sobre la economía: en este terreno, su postura es mucho más cercana a la de Lavagna que a la de Macri: no cree en el ajuste como religión y apunta que es necesario revivir el consumo interno y la industrialización para poder aumentar la actividad económica y enfrentar los compromisos de deuda futuros.

El primero en expresar su beneplácito sobre Lousteau fue el líder del Frente Renovador, quien ya tuvo intentos de integrarlo en 2017. “Sería muy importante que forme parte en las primarias, las elecciones o en el gobierno”, dijo en el programa LNE que se emite por el canal A24. A su turno, Juan Urtubey dijo a radio La Red que “sería muy bueno que (Lousteau) se sume, es un dirigente que tiene un potencial formidable”. “Creo que tiene muchísimo para ofrecerle a la Argentina, pero habrá que ver qué quiere hacer. Nuestro espacio buscó desde el minuto cero ser lo más amplio posible. Lo de Martín sería buenísimo, pero sinceramente no he hablado con él”, agregó.

A pesar de las intenciones de crear un espacio superior a los dos partidos con más votos, Massa tiene un plan B. Luego de que ingresaran a robar a las oficinas del Frente Renovador, Cristina Kirchner, en un gesto de solidaridad con quien fue su jefe de Gabinete, expresó: “El espionaje político que se vive en nuestro país es francamente intolerable”, a lo que el FR respondió: “Trabajar para una Argentina diferente es una responsabilidad de todos”. El kirchnerismo está intentando integrar al tigrense al espacio hace unos meses, ya que creen que sería un gran avance para ganar la provincia de Buenos Aires, pero eso significaría que Massa aceptara dejar atrás sus intenciones presidenciales para apuntalar a Cristina desde el territorio bonaerense.