Suma Cambiemos ocho derrotas consecutivas y apuesta a Morales para revertir la mala racha

El Canciller - Comentarios

Sumando los comicios cordobeses, ascendió a ocho la cantidad de elecciones provinciales este año y el oficialismo aún no conoció la victoria. El presidente Mauricio Macri espera que sea el gobernador de Jujuy Gerardo Morales quien quiebre la mala racha que acompaña a la economía que combina inflación con recesión. Antes de las elecciones en Jujuy, en Cambiemos descuentan dos derrotas más: La Pampa y Misiones.

La elección de Córdoba mostró escisiones profundas en Cambiemos y, particularmente, en el radicalismo provincial, que fue dividido en la capital de la provincia y el peronismo se la arrebató después de más de cuatro décadas. Entre los derrotados figuran, además de los radicales, la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió, quien fue a acompañar a Mario Negri en la última semana y el jefe de Gabinete Marcos Peña.

Carrió le disparó al ministro del Interior Frigerio por la catástrofe, aseguró que le hubiese gustado que el funcionario de buena relación con el peronismo “acompañe más” a los candidatos y dijo, además, que la “única ganadora” es ella. La gran pregunta que se hace ahora el Gobierno es si los votos de Córdoba siguen siendo “en última instancia” de Macri, como sucedió en 2015.

Atento a la aplastante victoria de Schiaretti (duplicó a los dos candidatos de Cambiemos sumados) estuvo además el exgobernador de la Provincia de Buenos Aires Felipe Solá. El dirigente que ahora acompaña a Cristina cree que es hora de “levantar el teléfono y llamar a Schiaretti para juntarse“. “Si Córdoba es la ciudad más macrista de todas, ¿cómo será la menos, no?”, lanzó en diálogo con Juan Amorín en Futurock.

El radicalismo que perdió hasta la Ciudad de Córdoba y corre riesgo de caer en la capital de Santa Fe. El alfonsinismo, ala disidente que no acompaña más a Macri, visita hoy al economista Roberto Lavagna  que considera que la mayoría de los votantes de Schiaretti pueden acompañarlo. El 27 de mayo se realizará la Convención Radical para definir el futuro del partido que le dio al actual presidente la territorialidad nacional suficiente para hacerle frente a la campaña de 2015.