Sueldos de $250 mil, aviones en tierra y 40 mil pasajeros varados, la herencia de Isela en Aerolíneas Argentinas

Una medida de fuerza afecta a miles de pasajeros y el Gobierno ya avisó que le descontarán los días a los que adhieran. La celebrada ex presidenta de la empresa había otorgado extraños aumentos, imposibles de sostener
El Canciller - Comentarios

Aviones en tierra, aeropuertos vacíos y en el medio, los pasajeros varados. El presidente de la Aerolíneas Argentinas, Mario Dell Acqua, expresó su rechazo a la “desagradable decisión de los pilotos de Aerolíneas” y sentó posición. Según relató el funcionario, “la gravedad de este paro no está exenta de connotaciones políticas”, y aseguró que les descontarán el día a quienes están detrás de la medida. El paro de la aerolínea de bandera nacional, afecta a más de 30.000 personas y puede demorar por una semana los vuelos ya programados. Esta mañana, el secretario general de la Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA), Rubén Fernández, no descartó “volver a repetirlo” y dejó más incertidumbres que certezas.

El nudo de la cuestión comenzó durante la gestión de Isela Costantini al frente de la empresa. La ex GM fue quien convalidó, para disgusto del Gobierno, el aumento del 42 por ciento en las paritarias de los aeronavegantes. Los roces y el “management” minaron la relación con su superior, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, quien al tiempo la despidió. “Yo no me fui, eso es importante. Mucho se habló y no quise salir a hablar. Fue una decisión de mi jefe, el ministro”, dijo Isela en referencia a Dietrich. “Teníamos backgrounds diferentes y eso va generando un desgaste y un quiebre de confianza”, agregó, contó a los meses de presentar su dimisión Costantini.

El jueves pasado los gremios anunciaron la falta de acuerdo en el marco de la negociación de la paritaria 2018 y comunicaron la medida. En la última reunión, Aerolíneas mantuvo la propuesta del 16 por ciento, pero sumado a un bono la cifra asciende a un 20%. No conformes con ese número los trabajadores se lanzaron a la huelga. Según Dell Acqua, la propuesta oficial incluye cláusula gatillo. “Nosotros pagamos los mejores sueldos del sector”, aseguró el funcionario.

A la medida de fuerza adhieren cinco de los seis sindicatos aeronáuticos. la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA), la Asociación de Personal Aeronáutico (APA) y la Unión de Personal de Seguridad Aeronáutico (UPSA). La Asociación Argentina de Aeronavegantes no se suma al conflicto.

El Gobierno también marcó la cancha. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró en conferencia de prensa en Casa Rosada que a todo el que se haya sumado a la medida de fuerza “se le va a descontar el día”. Dell’acqua también manifestó su malestar y apuntó contra los pilotos: “Un comandante internacional está ganando en promedio 250 mil pesos por mes. Estos son los que no quisieron hoy tomar los vuelos y dejaron los aviones en todos los aeropuertos europeos y americanos. No tomaron nota de que la gente no quiere más esto”. 

Mario Dell Acqua se refirió al paro en Radio Con vos

Fernández, el titular de UPSA, criticó a la empresa estatal por “no estar dispuesta a negociar”. A su vez, sostuvo que “dicen que el año pasado la suba fue del 42% (en la gestión de Isela Costantini) cuando, en realidad, cerramos por un 35%” y avisó que la medida se puede volver a repetir: “en unos días se van a sumar los trabajadores del servicio de rampas Intercargo”.

La medida de fuerza afectará a más de 330 vuelos, entre nacionales e internacionales. Además de los pilotos que no volarán, los mostradores de embarque, donde el personal de Aerolíneas atiende a los pasajeros, estarán vacíos y no se realizará el servicio de mantenimiento de las naves.