Stiuso superstar: reaparece el exespía como una estrella en el cumpleaños de Coppola

El Canciller - Comentarios

A tan solo cien metros del obelisco y poco menos de diez cuadras de la Casa Rosada, Jaime Stiuso reapareció en la fiesta del cumpleaños 70 de Guillermo Coppola, uno de sus viejos amigos.

El evento, que fue presenciado por cronistas y fotógrafos de la farándula, se dio en el mítico Tango Porteño ubicado a orillas de la avenida 9 de Julio y tuvo como invitados a grandes amigos del agasajado: Coco Basile, Carlos Bianchi, el Bambino Veira, Palito Ortega, Cacho Castaña y el ex espía, entre otros.

Por supuesto, la aparición del enigmático ex director de Operaciones de la SIDE, uno de los hombres más poderosos y temidos de la Argentina, fue el hecho más destacado y sorprendente de la velada.


Foto: Revista Gente

Tal es así que la Revista Gente decidió ponerlo en la tapa de su edición impresa y su enviado, Julián Zocchi, le dedicó algunas líneas a la crónica y consecuente entrevista exclusiva con Guillote.

Y aunque casi para el totalidad de la población el apellido Stiuso solo remite a la figura de espía y la relacionan con el ilimitado poder que le infiere haber liderado la Secretaría de Inteligencia del Estado, para el mítico empresario y ex representante de Diego Maradona “es un hombre normal”.

Luego de explicar que la vieja amistad entre ambos se inició por intermedio de sus hijas, quienes eran compañeras de colegio y se convirtieron en mejores amigas, Coppola explicó que suelen coincidir “en las fiestas del colegio” y “en las de Fin de Año”.

Coppola: “Stiuso conmigo es un tipo bárbaro. Para mí es un hombre normal; no me provoca ningún enigma su figura”.

Y agregó: “Es un tipo bárbaro; no tengo nada que decir de él. Su esposa Cecilia también es una fenómena. Para mí es un hombre normal; no me provoca ningún enigma su figura. A alguno puede no gustarle, pero a la gente hay que conocerla, y Stiuso conmigo es un tipo bárbaro”.

Ante la consulta sobre si la amistad con el ¿ex? espía podría haberlo salvado de la “cama” que lo mandó durante casi cien días a la cárcel, Guillermo Coppola aseguró que “no hablo de temas de trabajo con él” aunque, entre risas, reveló que “un día nos juntamos en un café por un tema personal y nos grabaron la conversación”.