Sin número, prueba el oficialismo con el desafuero de Cristina y vuelve a ubicarla como rival para 2019

El Canciller - Comentarios

El frente Cambiemos en el Senado convocó a una sesión especial el próximo martes para tratar el desafuero de la ex presidenta Cristina Kirchner. El oficialismo no tiene asegurado el quórum para iniciar el debate y está aún más lejos de obtener los dos tercios necesarios para darle curso al pedido que hizo el año pasado el juez federal Claudio Bonadio sobre la senadora por Buenos Aires.

Con ese escenario adverso, Cambiemos avanzará en forma simbólica contra la ex mandataria, a quien busca enfrentar con la Justicia, sin fueros de por medio. El presidente del interbloque oficialista, el radical Luis Naidenoff, pidió la especial para el martes 20 a las 16:00. La convocatoria también lleva las firmas de Federico Pinedo, Humberto Schiavoni, Julio Martínez y Silvia Elías.

Si bien ya comenzó a negociar con aliados de las provincias y senadores del PJ para sumar los 12 que le faltan para llegar al quórum -se necesitan 37 y tiene 25-, el frente Cambiemos no tiene asegurado el inicio de la sesión. De conseguirlo, podrá plantear el caso en el recinto, pero no hay posibilidad de que logre avanzar, ya que necesita los dos tercios de los votos, algo que solo conseguiría si algunos kirchneristas votaran a favor.

El bloque Justicialista que lidera Miguel Ángel Pichetto ya adelantó que no contribuirá con el quórum. Además, mantiene la postura de no acompañar desafueros a menos que tengan condena firme.

Descartado el escenario de un potencial desafuero, el objetivo del oficialismo es volver a exponer la cuestión judicial que afronta la ex presidenta, en momentos en que levanta en las encuestas y avanza con su armado electoral. Aunque no definió si competirá el año próximo, el espacio del PJ donde reposa Unidad Ciudadana cada día se hace más grande.

El desafuero que pidió el juez Bonadio tiene que ver con la investigación de la denuncia que en 2015 hizo el fallecido fiscal Alberto Nisman. Es por supuesto encubrimiento de Irán en el atentado a la AMIA, ocurrido en 1994. Como fue presentado en diciembre pasado, el 20 de noviembre vence el plazo parlamentario previsto para su tratamiento, por lo que es la última oportunidad para discutirlo.