Sin IFE ni transporte público: la incertidumbre de los informales ante las nuevas restricciones

Los trabajadores precarizados están entre los más vulnerables ante la pandemia.
El Canciller - Comentarios

Este miércoles el presidente Alberto Fernández anunció por cadena nacional las nuevas restricciones para contener la segunda ola de contagios de coronavirus, que se encuentra arriba de los 20 mil casos. Ante la novedad, el sector de trabajadores informales y no registrados se encuentra en un escenario de incertidumbre, con la imposibilidad de moverse en transporte público -reservado para personal esencial- y sin el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), finalizado en 2020.

Voces del gobierno nacional, en diálogo con la agencia Noticias Argentinas, advirtieron estar al tanto de la situación ya que, dicen, no tienen “un gabinete económico insensible”. Entienden que el empleo informal fue el más golpeado, pero argumentan que el “nivel de actividad va bien” ya que, entre otras cosas, se perdió “muy poco empleo formal”. 

Sin embargo, desde el Ejecutivo confirmaron que no planean una ayuda económica en el corto plazo porque “no hay restricciones como las de marzo de 2020” y “ni siquiera el IFE da vuelta el índice de pobreza (42%, según el último informe de INDEC)”. A su vez, aclararon que se destinó “mucho dinero en el Ministerio de Desarrollo Social”, a cargo de Daniel Arroyo. 

Datos

De acuerdo a un informe del Centro de Estudios Metropolitanos sobre trabajadores formales e informales en tiempos de pandemia, del total de 8.8 millones de personas alcanzadas por el IFE, los desocupados o trabajadores informales representaron el 61.7% (5,6 millones). Bastante más de la mitad. 

En cuanto a efectos tangibles, un informe del INDEC sobre el período agosto-octubre de 2020 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) suma un dato: el 68.3% de los hogares con jefa o jefe asalariado no registrado recibió ayudas económicas gestadas por la pandemia, superando en poco más de 20 puntos a la cobertura de los hogares con jefes y jefas asalariados registrados.

A su vez, otra cifra del INDEC ilustra el escenario: entre los ciudadanos asalariados, perdió ingresos el 32.8% de los trabajadores informales, mientras que, entre aquellos con empleo registrado, sólo vio disminuido su salario el 16.2%. 

Sin novedades

Como se mencionó, desde el Estado no contemplan por ahora medidas para paliar esta situación. Según consignó Noticias Argentinas, ante el cerrojo por la segunda ola de contagios, la ayuda del Gobierno se destinará a sectores considerados críticos como turismo, cultura y el rubro productivo. De refuerzos como el IFE o la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) no habrá novedades ya que, por ejemplo, el presupuesto de este año no los incluye.

Al mismo tiempo, la pobreza se profundiza. En un año, aumentó 18,3%, mientras que la indigencia trepó en un 31,3%.