Simeonoff, el acompañante de De Vido

Comenzaron hoy a declarar los testigos contra el ex ministro de Planificación y el ex funcionario de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos.
El Canciller - Comentarios

Hace un mes, entró a la sala de audiencias más grande que tiene Comodoro Py con la certeza de que no sería el más observado. Jorge Gustavo Simeonoff (56) es el otro acusado en el segundo juicio que se está realizando por la Tragedia de Once. Su compañero de banquillo es Julio de Vido.

Abogado, Simeonoff estaba a cargo de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (Uniren). No era ese su primer cargo en la función pública sino que trabaja para el Estado desde los 90. Fue director nacional de Bienes del Estado en la presidencia de Carlos Menem, lo que le valió una causa por supuestas irregularidades en la venta de los terrenos del predio de Parque Norte, en 1998.

En ese expediente, estaba involucrado también Menem. Fue indagado y finalmente fue sobreseído en 2005 por el juez federal Sergio Torres. Para ese momento, ya había sido presidente de la Comisión de Renegociación de Contratos de Obras y Servicios Públicos durante el gobierno de Eduardo Duhalde y los comienzos del mandato de Néstor Kirchner.

En julio de 2003, fue designado en el UNIREN, que negociaba con las empresas los contratos, con foco en las tarifas. Aumentos de luz, agua, peajes pasaron por allí. Es por su labor en esta unidad que fue a declarar al primer juicio que se realizó por la tragedia de Once, aunque en ese momento lo hizo como testigo. También fue director de Aerolíneas Argentinas durante la gestión kirchnerista.

En diciembre de 2015, el mismo Tribunal que lo había citado y escuchado, ordenó que se envíen los extractos de la sentencia donde se lo mencionaba para que se investigue si él también tuvo responsabilidad en la tragedia. Simeonoff terminó procesado por Bonadio y en menos de seis meses el juez ya lo elevó a la etapa de juicio bajo la acusación de “estrago culposo” y “administración fraudulenta”. El eje son los subsidios que le concedió el Estado a Trenes Buenos Aires (TBA), que tenía a su cargo la concesión del servicio del tren Sarmiento.

Durante la investigación, el fiscal Ramiro González consideró que no avanzó, tal como lo requería su trabajo, en la renegociación de la concesión con TBA y tampoco efectuó ninguna recomendación para mejorar el funcionamiento del servicio.

Desempleado

Cuando el presidente del Tribunal le preguntó si tenía algún proceso judicial, dijo que que tenía una causa “muy antigua y sin resolver” y se catalogó como “desempleado”. Simeonoff siguió en la UNIREN hasta que se disolvió a principios de 2016 y de ahí pasó a ser asesor de la secretaría de Hacienda.

Por pedido expreso de los familiares de Once, fue apartado. A comienzos de este año, lo suspendieron y le iniciaron un sumario administrativo, lo que significó una suspensión sin goce de sueldo. Simeonoff llevó su situación a los tribunales contenciosos administrativos federales pero no logró que le dieran la razón. “Voy a declarar transcurrido el debate, no es este el momento”, cerró Simeonoff su presentación ante los jueces que deberán analizar si lo condenan o no.