Simeone, Pochettino, Gallardo y Gareca: las chances de los apuntados por Tapia para suceder a Sampaoli

El Canciller - Comentarios

Con el ciclo de Jorge Sampaoli virtualmente terminado y luego de otro fracaso mundialista que se gestó hace años, la Selección Argentina reclama imperiosamente una renovación integral en toda su estructura.

Mientras se negocia una salida amable -y sobre todo económica- del actual entrenador, la dirigencia de la AFA ya apuntó algunos apellidos en su libreta de sucesores para Sampaoli. Y aunque todos ellos se encuentran trabajando actualmente, desde Viamonte 1366 sueñan que el buzo de la albiceleste los seduzca.

El principal apuntado por Chiqui Tapia y el resto de los dirigentes es un sueño que trasciende su mandato: Diego Pablo Simeone. Desde la salida de Alejandro Sabella es el principal objetivo, pero nunca llegaron a iniciarse las negociaciones siquiera.

El actual entrenador del Atlético Madrid es un viejo anhelo del seleccionado, pero desde los primeros momentos en que se lo tentó con el puesto, mostró cierta distancia con la falta de un proyecto a largo plazo y la imposibilidad de contar con el trabajo día a día con el plantel, una de sus principales virtudes.

Muy cerca en la consideración de la AFA y la opinión pública en general se encuentra el director técnico del Tottenham, Mauricio Pochettino. El oriundo de Murphy, Santa Fe, demostró un juego ofensivo, vertical y dinámico que los llevó a pelear las últimas ediciones de la Premier League.

Incluso, el elenco londinense también tuvo buenas participaciones en la Champions League, con un histórico triunfo ante el Real Madrid en White Hart Lane. Su buen ojo para fichar, desarrollar y potenciar futbolistas jóvenes es otra de las virtudes que seducen a la dirigencia.

Sin embargo, al igual que el Cholo, renovó su vínculo hace no más de tres meses con el club. Además, tal es la comodidad de Pochettino en los Spurs que, luego de la salida de Luis Enrique, se dio el gusto de rechazar ofertas para dirigir al Barcelona y al Real Madrid.

Un deseo más terrenal es el de Marcelo Gallardo, quien a fuerza de títulos internacionales, una disciplina militar y una lectura de juego precisa y efectiva, aseguró su gobernabilidad en River Plate más allá de cualquier dirigencia que tenga el club.

Pero el impedimento es el mismo que con los anteriores: el Muñeco está cómodo en el Millonario. Es el impulsor de una renovación estructural que abarca desde las inferiores hasta las instalaciones de entrenamiento de todas las categorías del fútbol. Además, siempre se mostró muy crítico con la dirigencia que gobierna al fútbol argentino, lo que anticipa su rechazo hacia el puesto.

Otro nombre que fue anotado en la libreta de Tapia es el de Ricardo Gareca. Luego de un destacado proceso en las Eliminatorias Conmebol, la Selección de Perú no tuvo suerte en el Mundial de Rusia. Y aunque volvió en primera ronda, los peruanos quieren renovarle el contrato.

Su gran trabajo al mando de un seleccionado modesto tuvo sus frutos. En casi todos los partidos, Perú mostró un gran nivel de juego, claro, vertical, ofensivo y ordenado, cualidades que la Selección Argentina nunca pudo desplegar.