Silencio del Gobierno en medio de los pedidos de renuncia a Triaca

El audio del titular del ministerio de Trabajo le sumó un nuevo foco de tormenta al Gobierno mientras intenta reflotar la reforma laboral. Su padre, el menemismo y el Jockey Club. El abogado del "Caballo" Suárez lo denunció ante la Justicia por la designación de su ex empleada doméstica en el SOMU
El Canciller - Comentarios

El escándalo por el audio del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, no terminó. Su ex empleada doméstica, Sandra Heredia, denunció que trabajaba como casera en la quinta familiar de Boulogne, al norte del conurbano bonaerense. “Sandrín”, tal como la solía presentar Triaca, “hacía de todo”; desde los quehaceres generales del hogar hasta manejarle la agenda al ministro y prepararle los asados. Heredia aseguró que cobraba parte de su sueldo en negro. No es todo: tras pedir disculpas por encontrarse “estresado”, el propio funcionario admitió que la designó como interventora del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que solía conducir Omar “Caballo” Suárez en sus días en libertad.

No fue la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ni el ministro de Energía, Juan José Aranguren: Jorge Triaca se convirtió en el primer ministro que quedó bajo la línea de fuego en lo que va del 2018. “Yo estoy trabajando en el SOMU, soy delegada interventora de ahí. Triaca me colocó ahí el 1° de abril de 2017, con contrato hasta el 12 de febrero. Pero mi prioridad era la quinta de Triaca”, reveló ayer Heredia en diálogo a Radio Con Vos. Su correlato llegó la mañana después. En diálogo con Marcelo Longobardi en Radio Mitre, el ministro admitió que la designó en la delegación de San Fernando, aunque no explicó si era para blanquear su sueldo.

El Gobierno, a su vez, no puede evitar la repercusión que tomó el caso en las redes sociales. En este sentido, tanto Macri como la mesa chica de Cambiemos eligió el silencio como método para cuidar a Triaca. Igual, en Twitter y Facebook son cada vez más los comentarios en contra del ministro de Trabajo.

Pizza con champagne

Los Triaca supieron conformar una dinastía de familias que accedieron a las primeras líneas en la administración del Estado. Su padre es un caso emblemático: secretario general de la CGT Azopardo en 1982, y luego diputado por el Partido Justicialista y ministro de Trabajo durante el gobierno de Carlos Menem. De hecho, fue el sindicalista que mejor representó los ‘90, incluso un paso más allá que el gastronómico Luis Barrionuevo (que cuando era titular de la Superintendencia de Salud en pleno menemato dijo que “Hay que dejar de robar por dos años”). ” En 1992 se convirtió en el primer dirigente sindical aceptado como socio del ultra exclusivo Jockey Club Argentino, el mismo que había sido atacado en 1955 por multitudes de peronistas que lo identificaban con los autores ideológicos del bombardeo de Plaza de Mayo del 16 de junio”, describió el perfil que publicó Clarín cuando el patriarca murió en octubre del 2008.

La hermana

En diciembre, bajo el decreto 1004 y 1005 publicados en el Boletín Oficial, el Gobierno designó a su hermana, Mariana Haydee Triaca, como directora del Banco de la Nación Argentina (BNA). No obstante, no es la única familiar del ministro que ocupa un cargo en el Estado. Su otra hermana, Lorena Triaca, es directora de Asuntos Externos Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, dependiente de la Cancillería y el ministerio de Producción. El año pasado salió a la luz que Sergio Ernesto Borsalino esposo de Silvia, otra hermana del ministro, trabaja en la cartera de Trabajo.

La acusación de Broitman

Todavía es difícil de precisar qué efecto tendrán las declaraciones de su ex empleada doméstica. No solamente ahondó en su situación personal, sino que reveló un supuesto modus operandi (que dicho sea de paso, deberá ratificar ante la Justicia): “Yo calculo que esta intervención en el SOMU hizo entrar a unas 250 personas, de hecho al hijo del jardinero de la quinta de Triaca que es contador, lo hizo ingresar en el gremio”. Tras la caída de Omar “Caballo” Suárez , en febrero del 2016 el juez Rodolfo Canicoba Corral con el apoyo de fuerzas de la Policía Federal y la asistencia del Ministerio de Trabajo, procedió a su intervención. El abogado de Suárez, Carlos Broitman, presentó una denuncia en los tribunales federales. Qué ocurrirá de ahora en más es incierto.