Siete vacunas, efectos desinflamatorios del cannabis y esteroides para casos graves: qué dicen los estudios que buscan la cura del coronavirus

Mientras se testean vacunas en distintas partes del mundo contra el COVID-19, avanzan tratamientos alternativos contra el virus.
El Canciller - Comentarios

La carrera global por encontrar el medicamento que cure a los contagiados de coronavirus y evite la propagación, tiene en su haber nuevas pruebas de vacunas, estudios sobre los posibles efectos positivos del cannabis y de los esteroides. 

En la búsqueda implacable para encontrar respuestas a la enfermedad surgen fake news. Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que hasta el momento “ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar” la COVID-19.

Desde paracetamol cada ocho horas hasta el consumo de suero oral y de té de jengibre, canela, miel de abeja, limón, manzanilla y yerba luisa y hacer gárgaras de agua bien tibia con vinagre, sal, limón, tres veces al día son algunas de las “recetas” que solamente desinforman. 

1. Siete vacunas que podrían terminar la pandemia

A. De AstraZeneca al mundo

Una de las vacunas que podrían cambiar el futuro de la pandemia es la producida en la compañía biotecnológica mAbxience en el parque industrial de Garín, partido de Escobar. Allí se producirá la vacuna del laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford para América Latina y ya está en fase 3 de investigación.

La empresa producirá entre 150 y 250 millones con excepción de Brasil, que tendrá su producción. A su vez, será envasada en México.

También en el Reino Unido se probó la vacuna y los voluntarios fueron casi 10.000. Además, se enviarán vacunas para testear a 5.000 voluntarios en Brasil.

B. Vacuna china con voluntarios argentinos

Este lunes, la Fundación Huésped anunció que comenzará la fase 3 de una vacuna china inactivada (no contiene elementos de virus vivo). El estudio se hará de forma aleatoria, es decir que algunos de los 3.000 voluntarios probarán la vacuna y otros un placebo, durante los próximos 12 meses.

La vacuna fue desarrollada por China National Biotech Group (CNBG), el BIBP (Instituto de productos Biológicos de Beijing) y la farmacéutica estatal china Sinopharm.

C. El Hospital Militar prueba la vacuna de Pzifer

El laboratorio farmacéutico Pzifer y Biotech empezaron a testear la vacuna que producen en el Hospital Militar Central. También las pruebas se hacen en Estados Unidos, Brasil y Alemania.

Se anotaron más de 25.000 voluntarios para darse la vacuna, aunque el testeo de la tercera fase alcanza a 4.500 personas. Los seleccionados deben pasar por una serie de entrevistas, prestar el consentimiento informado y brindar estudios médicos.

Te recomendamos leer

D. Primera vacuna registrada: la rusa

El 11 de agosto, Rusia se convirtió en el primer país en registrar una vacuna contra el nuevo coronavirus. La vacuna llamada Sputnik V será entregada la próxima semana en los hospitales del país, anunció el ministro de Salud, Mijaíl Murashko. Hasta el momento, no hay fecha sobre cuándo se comenzará a aplicar en los centros médicos.

Mientras tanto, esta semana empezará la vacunación de los voluntarios que participarán en la fase 3 de los ensayos clínicos. La vacuna demostró “un perfil de seguridad muy bueno”, según el subdirector del departamento científico del centro Gamaleya, Denís Logunov, citado por el portal de noticas RT.

E. Vacuna creada y producida en Cuba

La vacuna cubana “Soberana 01” empezó los ensayos clínicos en humanos el 24 de agosto pasado. “Reporta cero evento adverso grave luego de la inyección de los primeros 20 voluntarios”, confirmó Dagmar García Rivera, directora de investigaciones del Instituto Finlay (centro científico estatal que dirige el proyecto).

La muestra incluye a 676 voluntarios de entre 19 y 80 años y se prevé que los resultados estén el 1° de febrero. Si llega a funcionar la vacuna, la misma estará disponible para la población en el primer trimestre del año que viene.

F. Dos vacunas testeadas en Estados Unidos

Los laboratorios farmacéuticos Sanofi y Glaxo empezaron los estudios en humanos en 11 lugares de Estados Unidos. El ensayo evaluará a 440 voluntarios en dos grupos etarios: de 18 a 49 años y de más de 50 años.

La mayoría de los participantes son blancos, aunque comenzará a haber más diversidad en la fase 3, la cual prevé testear a 30.000 personas desde diciembre. 

Mientras el presidente norteamericano, Donald Trump, asegura que una vacuna contra el COVID-19 estará lista antes de las elecciones de noviembre, Evan Anderson, investigador principal del ensayo clínico de la vacuna Moderna, confirmó que los resultados estarán después de esa fecha.

Moderna es la primera empresa en empezar sus ensayos clínicos de fase 3 de una vacuna contra el coronavirus en Estados Unidos.

Te recomendamos leer

2. Cannabis

La marihuana es conocida no solo por su uso recreativo, sino también por su utilización con fines médicos, dado que da una mejor calidad de vida ante determinadas enfermedades. Investigadores estudian la planta para poder encontrar una cura al COVID-19. 

El poder desinflamante del cannabis ayudaría a combatir las consecuencias del virus.

Los científicos de la Universidad de South Carolina en Estados Unidos publicaron tres estudios donde explican que el THC podría ayudar a tratar los síndromes respiratorios agudos generados por el coronavirus.

Plantaciones de marihuana.

También en Israel y Canadá se analizan las características del cannabis. En la Universidad canadiense de Lethbridge sostienen que las cepas con mucho CBD evitarían la entrada del virus al cuerpo.

En el país líder en producción de cannabis medicinal, Israel, se estudia si el CBD y otros esteroides pueden controlar la infección, por sus propiedades anti-inflamatorias. También se analizan los exosomas (una especia de vesículas que liberan una célula hacia otra que la incorpora y que funcionan en el tejido), los cuales podrían incorporar CBD y así curar el coronavirus.

3. Esteroides

En junio, la OMS festejó un avance científico tras el anuncio de investigadores de la Universidad de Oxford sobre la dexametasona, de la familia de los esteroides. El estudio concluyó que la droga disminuye la mortalidad en los pacientes graves de COVID-19.

Días atrás, la revista médica Journal of the American Medical Association (JAMA) publicó cinco estudios sobre el tratamiento con esteroides. Los nuevos estudios incluyen un análisis que reunió datos de siete ensayos clínicos que evaluaron tres esteroides en más de 1.700 pacientes.

El estudio concluyó que los tres fármacos redujeron el riesgo de muerte.

Más de 27,4 millones de contagiados por COVID-19 en el mundo.

Los esteroides como la dexametasona, la hidrocortisona y la metilprednisolona podrían controlar el sistema inmunológico del cuerpo, y aliviar la inflamación y el dolor. A su vez, se comprobó que los esteroides estaban relacionados con una reducción de un tercio en las muertes entre los pacientes. La dexametasona logró una caída del 36% en las muertes en 1.282 pacientes tratados en tres ensayos.

Después de la publicación de los nuevos datos, la OMS recomendó el uso de esteroides para el tratamiento de pacientes en grave estado de salud por el coronavirus, pero no para casos leves.

El otro fármaco que demostró su eficacia para pacientes gravemente enfermos, aunque en menor medida, fue el remdesivir.