Ser repartidor durante la cuarentena: pedidos extraños, barbijos caseros y un ¿paro? sin adhesión

Menos locales y un alto riesgo sanitario. La mayoría de los trabajadores, inmigrantes venezolanos, no pueden tramitar el registro de circulación, lo que les impide hacer su labor.
El Canciller - Comentarios

Pese a que los restaurantes y los comercios minoristas no tienen permitido recibir al público en sus locales debido al aislamiento obligatorio, la industria gastronómica continúa activa gracias a los deliverys. En ese rubro, plataformas como PedidosYa, Rappi, Glovo y Uber Eats sacaron provecho del contexto actual y los trabajadores independientes de estas empresas fueron incluidos en las excepciones que decretó el Gobierno nacional. ¿Cómo están trabajando?

Ante la consulta de El Canciller, repartidores de las aplicaciones coincidieron en que quienes ejercen, aumentaron sus horas laborales. El trabajo se concentró dado que la gran mayoría de los empleados son inmigrantes que todavía no cuentan con DNI, sino que tienen una residencia “precaria”, que los habilita a vivir en el país, adherirse al monotributo y sacar una cuenta corriente en un banco, pero no los faculta a tramitar el permiso de circulación única que requiere el Gobierno para ser considerado trabajador esencial.

FOTO NA: DAMIAN DOPACIO

Una imagen repetida del confinamiento -según apuntan encargados de comercios gastronómicos-, son las decenas de repartidores agolpados en las puertas de los locales para retirar los pedidos. En algunas esquinas se llegaron a observar 60 motos estacionadas.

Los pedidos se han incrementado pero se reducen a menos locales, lo que aumenta el riesgo sanitario para los empleados de estas aplicaciones, que deben aglutinarse mientras esperan los mandados.

Las garantías de higiene son escasas. Germán, quien reparte para una de estas empresas, relata que recibieron de la compañía “una botellita de alcohol en gel”. Y ante la obligatoriedad de portar tapabocas en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, desde las plataformas enviaron a los repartidores un tutorial para crear sus propios barbijos.

Agrupaciones que engloban a repartidores convocaron a un paro para este miércoles 22 de abril en reclamo de más provisiones sanitarias. Desde el sindicato de motociclistas, mensajeros y servicios descuentan que no tendrá mayor adhesión porque los inmigrantes venezolanos, que son los que más aportan a las aplicaciones, no se plegarán. “Descreen de ese método de protesta chavista, aseguran.

¿Qué artículos aumentaron su comercialización en cuarentena?

“En general, productos de higiene, alcohol en gel y barbijos. También, muchas veces el usuario te envía a que le hagas las compras en el supermercado”, cuenta Ariel. Y reconoce haber recibido, en varias ocasiones, paquetes con drogas ilícitas. “De los envíos con cosas prohibidas no se hace cargo nadie, es un riesgo enorme”, sostiene.

Por último, refleja la paranoia generada en la sociedad con una anécdota peculiar: “El otro día fui a dejar un pedido en el barrio de Almagro. Tuve que subir a un cuarto piso de un departamento. Apenas me bajé del ascensor, apareció una señora en la puerta con una botella de Lysoform. No me dijo ni hola, me roció como a una cucaracha, agarró la bolsa y se guardó. Me fumigó de una“.