Ser oposición

La historia reciente está plagada de ejemplos de coaliciones de gobierno que pasaron a ser oposición y cuyos aliados, socios y miembros fundantes trataron de mantenerse unidos en el mediano plazo.
El Canciller - Comentarios
@Scarpe da Trekking da Uomo. in Pelle. Leggere. Basse. Ideali per Campeggio di Grandi Dimensioni
@Vorne aus beschichtetem Stoff Gr??e 37 TACCO 3 cm Made in Italy DAMIENNE STUDIO CREAZIONI DTL-77 Macular MIT Kautschuk-Sohle LTO COMODO
@Herren Tribal-Clogs Slipper mit Memory-Schaum
@Grass Court. Zapatillas Unisex ni?os
@Pantofole da Doccia da Donna. Unisex. Leggere. Antiscivolo. estive. per Interni

Ser oposición no es fácil. Cambia la diaria de manera drástica. Ya no se tienen las riendas, ni la chequera, ni los fierros. Ya no sos la primera noticia del día. Ya no te llaman los líderes mundiales para lograr acuerdos. Ya no te queda agenda propia más que la reacción a la del otro.

Oposición se hace, no se nace. Y a Juntos por el Cambio le está costando. No están solos. La historia reciente está plagada de ejemplos de coaliciones de gobierno que pasaron a ser oposición y cuyos aliados, socios y miembros fundantes trataron de mantenerse unidos en el mediano plazo. Trataron.

El primer problema, central en este proceso, es estructural y es el más importante: la Presidencia ordena. La conducción puede tener muchos estilos distintos, pero sentarse en Balcarce 50 permite que los aliados atiendan el teléfono, asienten y apliquen, aunque lo hagan a regañadientes. La chequera y los fierros aceitan.

Mauricio Macri no está solo. Todos los y las expresidentes tienen dificultades por mantener a los propios sentados en la mesa una vez que terminan su mandato. Más difícil aún con una coalición, que de base tiene al menos dos mesas. El olor a poder mantiene unidos a los socios. Cuando es fuerte, se quedan juntos. Cuando se diluye, se alejan.

El segundo problema que tiene Juntos por el Cambio radica en la alteración de sus propias reglas de funcionamiento. A Cambiemos le rindió mucho el esquema de normas informales que definió para funcionar en las elecciones 2015 y en el primer tramo del gobierno: decisiones colectivas, distribución de funciones y respeto por los espacios ajenos. Las encuestas y las elecciones 2017 mantuvieron el esquema. Pero en 2018 cambió todo, reglas, funciones y respeto incluidos.

Y si hablamos de reglas hablamos de mesas, no de su armado, sino en su estabilidad. El grave error de Cambiemos en la segunda etapa del gobierno fue la modificación constante y cotidiana de todas las mesas de decisión que quiso armar. Hasta el nombre cambiaron. Hoy en día Juntos por el Cambio sigue buscando el esquema que mejor les calce a todos.

El tercer problema es consecuencia del primero y del segundo: liderazgo y confianza. O su falta de. Sin Balcarce 50 ni reglas claras y con mesas cambiantes, la principal coalición opositora en Argentina pareciera no encontrar un rumbo claro. Su proceso formativo fue producto de una complementariedad estratégica: cada uno aportó lo que el otro no tenía. El PRO puso al candidato, la UCR el territorio, la CC-ARI no dividir el voto metropolitano (otra vez). La maratón 2021/2023 es muy distinta: el PRO no tiene un solo candidato, la UCR tiene un territorio descoordinado y la CC-ARI tiene bancas pero no líder con votos. Menudo escenario, cada uno tiene que ver qué le aporta al otro.

Te recomendamos leer

Es difícil ser oposición. Como dije, Juntos por el Cambio no está solo. A la Concertación en Chile le costó dejar 20 años de gobierno, todas las mesas separadas, y una merma de votos y bancas por izquierda. El Frente Amplio tiene que renovarse luego de 15 años de oficialismos, con todo el sistema de partidos enfrente gobernando. En Brasil el huracán Jair Bolsonaro se llevó puesta la (ya de por sí) frágil coalición que sustentó a Lula y Dilma Rousseff durante 16 años, y que hoy sigue tratando de armarse.

Hoy parece que a Juntos por el Cambio solo lo sostiene la lejana imagen del 40%, las cercanas PASO y la dinámica competitiva bicoalicional del sistema. Mientras halcones y palomas se zoompelean, cruzando la calle el Frente de Todos en modo gobierno, y con sus propios problemas de coordinación, empieza a mostrar su agenda no pandémica. El débil equilibrio entre hacer pesar las bancas legislativas (sobre todo en la Cámara de Diputados) y colaborar con la gobernabilidad, entre tensar la cuerda y aflojar, entre polarizar y moderar, puede no ser la mejor estrategia en la búsqueda de una innovadora identidad. Solo aflora las siempre presentes tensiones internas.

El tiempo corre. Ser oposición cuesta, y se nota.

*El autor es politólogo y coordinador académico del Departamento de Gobierno (UADE).  Tw. @facucruz