Senado: paga caro Cambiemos el intento por sostener el mega decreto

El Canciller - Comentarios

Desde la escandalosa sesión de la reforma previsional que no se oían insultos, gritos y chicanas en el Congreso de la Nación. Anoche, cerca de las 3.30 de la madrugada, antes de comenzar a votar  la derogación del mega DNU, estalló el escándalo en la Cámara baja. Resulta que el oficialismo y sus aliados se levantaron de sus bancas y dejaron sin quórum la sesión, lo que le valió varias críticas. El más duro fue el líder del bloque del FPV, el diputado Agustín Rossi: “son una porquería”, disparó.

No obstante, la estrategia que desplegó Cambiemos resultó efectiva: se aprobó los tres proyectos en los que se fragmentó el mega DNU firmado por el presidente Mauricio Macri. Con media sanción, continúa vigente la medida presidencial de 170 puntos hasta que se resuelva su destino en el Senado.

Mientras negociaba contrarreloj para evitar que la ley sea completamente derogada, el oficialismo -en paralelo- logró evitar que sea tratada en el comienzo de la sesión. “Hoy nosotros estamos tratando los decretos de necesidad y urgencia de mala manera”, lanzó Rossi y agregó: “Teniendo la posibilidad de ordenarnos parcialmente, derogando ese DNU, para después plantear el tratamiento de las leyes, no lo hacemos: nos proponen un tratamiento de atrás para adelante” y lo calificó como “un mamarracho parlamentario”.

La principal espada parlamentaria del massismo, Graciela Camaño, también se sumó al coro de voces opositoras: “Mientras el DNU duerme el sueño de nuestra ignominia, tiene validez jurídica”. Según su argumento había un impedimento técnico:”Deberíamos tratar el decreto como corresponde y dar el tratamiento después de los proyectos que van a modificar las leyes que están en el decreto”, insistió. Y remató: “Mínimamente por vergüenza ajena”.

La misión de sostener el DNU a toda costa, Cambiemos optó por rechazar la propuesta confiado de que el peronismo “dialoguista” y aliados provinciales iban a colaborar. El tratamiento del los proyectos de ley que se diseñaron para reemplazar el mega decreto consiguió los dos tercios del recinto: 167 votos positivos y 70 negativos de las bancadas del FPV-PJ, el FIT y el Movimiento Evita.

“El DNU es perjudicial, es para gobernar sin el congreso. Más que de modernización, es un engendro. Cada uno de estos puntos viene del sector privado que se lo impone al Gobierno. No son de necesidad ni urgencia”, lanzó el diputado kirchnerista Axel Kicillof.

El 24 de marzo

Uno de los cruces más picantes fue el que mantuvieron Rossi y el líder del interbloque de Cambiemos, el radical Mario Negri. Los legisladores del FPV bajaron al recinto con carteles que tenían impresas las caras de Milagro Sala, Carlos Zaninni, Julio De Vido y Luis D’Elía con la leyenda “con presos políticos no hay democracia”. “A 42 años del golpe y a 34 de la recuperación de la democracia, no hay que confundirse”. “Tengo una gran diferencia con aquellos que ponen carteles con los nombres de los que tienen que defenderse en la Justicia, eso no tiene nada que ver con lo que hizo la dictadura militar”, le respondió Negri.

“Son dirigentes políticos sin condena. Están detenidos injustamente”, cuestionó Rossi mientras los diputados oficialistas criticaban al dirigente santafesino.