Semana caliente en Comodoro Py: define la Justicia el futuro de Cristina y Lagomarsino antes de fin de año

El Canciller - Comentarios

Comodoro Py y el Palacio de Tribunales encaran su última semana laboral con la mira puesta en la feria judicial 2018, en un año que estuvo marcado por fallos estridentes y prisiones preventivas sorpresivas.

Decisiones en torno a las causas que enfrenta Cristina Fernández de Kirchner, la situación del “informático” Diego Lagomarsino (finalmente fue procesado) y las prisiones preventivas de varios ex funcionarios. Queda también el último acuerdo de la Corte Suprema que podría traer algunas novedades.

Confirmado ya el procesamiento (y también el desafuero para su detención) de Cristina por la firma del Memorándum con Irán, la otra novedad vendrá de uno de los jueces que tiene en sus manos varios expedientes que la involucran: Julián Ercolini.

Ercolini tiene en sus manos nuevas causas que involucran a Cristina y podrían complicar aún más su futuro

Con el pedido de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, al magistrado le quedó el camino libre para el envío a juicio del caso por el direccionamiento de obra pública en Santa Cruz donde se habría beneficiado a Lázaro Báez. En esta instancia, Cristina ya tiene la causa por el dólar futuro.

Ercolini ya definió el futuro judicial de Lagomarsino, único indagado por ahora por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Tal como adelantó hace algunas semanas El Canciller, fue procesado por haber sido partícipe del homicidio. El informático está vigilado con una tobillera electrónica y tienen que pasar por el juzgado cada 15 días. Los efectivos que debían cuidar a Nisman irán más por un incumplimiento de los deberes de funcionario.

Habrá que ver cómo será el ánimo en los tribunales de Retiro en 2018 y si la doctrina (Martín) Irurzun se sostiene en el tiempo. Es decir, si se siguen confirmando prisiones preventivas a ex funcionarios por el hecho de haberlo sido y las relaciones “residuales” con el poder que les quedarían. Amado Boudou, Héctor Timerman, Carlos Zaninni esperan que el año que viene sea diferente para ellos.