Seis claves del escándalo de Zuckerberg

El Canciller - Comentarios

¿Qué es Cambridge Analytica?

Es una consultora inglesa de data analytics que trabaja buscando audiencias claves para las distintas campañas políticas del mundo. Su compañía madre, SCL, dice haber construido 5000 bases de datos que abarcan los 230 millones de votantes estadounidenses, permitiendo así que en las campañas se encuentren esos votantes susceptibles a ciertos mensajes publicados en el momento correcto.

La primer pregunta es: ¿Cómo adquirieron esta información?

La respuesta, clave en este escándalo, es: Facebook.

¿Qué pasó?

El viernes pasado, Facebook anunció que iba a suspender a Cambridge Analytics del sitio. Esto quiere decir que no podrán generar más Ads o acceder a la información que ofrece. Fue una anticipación a lo que vendría el fin de semana. The Observer y The New York Times revelaron cómo Cambridge Analytica adquirió datos sobre 50 millones de usuarios de Facebook sin su consentimiento. Las historias surgieron de entrevistas con Christopher Wylie, un denunciante íntimamente relacionado con la consultora.

Según Facebook, esta data había sido provista por Aleksandr Kogan, un investigador de la Universidad de Cambridge, que había creado una firma llamada Global Science Research (GSR) que realizaba un quiz personal en Facebook llamado “thisisyourdigitallife” (Esta es tu vida digital). El cuestionario estaba etiquetado como una investigación para ser usado por científicos para crear perfiles psicológicos.

Las políticas de privacidad de Facebook permiten que la información se utilice de esta manera, pero prohíben que se usa para otros fines. O sea, lo que Kogan hacía.

270,000 personas hicieron el quiz como algo divertido y en realidad, estaban entregando sus perfiles para que luego una compañía como Cambridge Analytica la utilice para influenciarlos políticamente.

Pero, ¿cómo 270 mil se convirtieron en 50 millones?

Aquí es donde entra la responsabilidad de Facebook. En el pasado, acceder a la información de Facebook no solo era tener el perfil de la persona que llenó el cuestionario, si no de todos sus amigos porque la configuración de seguridad era maleable.

Entonces 270,000 perfiles de votantes rápidamente eran 50 millones. En 2015, Facebook cambió las configuraciones para hacer mas inaccesible dicha información.

¿Cómo se utiliza la información de Facebook para una campaña política?

Además de los datos demográficos generales (ubicación, edad, sexo, etc.) que pueden usarse para predecir la intención de voto, hay detalles mucho más interesantes y oscuros. Por ejemplo, The Guardian explica que a las personas que les gustaba la página “I hate Israel” (Odio Israel) en Facebook tenían más probabilidades de que les guste también los Kit Kats y los zapatos Nike.

Si se encuentra los nichos de público que están indecisos en cuando a cierta elección y que son más receptivos a su mensaje y dónde viven, según la teoría, se puede tener un impacto serio en las elecciones: se podría incitar a posibles partidarios a votar.

Entonces, ¿es una violación de datos personales?

Ese término implica solamente que los datos fueron hackeados, filtrados o robados. En este caso, no solo sucedió eso si no que se utilizó esa información en una manera que el mismo Facebook prohíbe.

Según Wylie: “Facebook podía ver que esto pasaba. los protocolos de seguridad fueron alertados porque la aplicación de Kogan estaba sacando muchísima información. Pero parecería ser que se justificó diciendo que eran para uso puramente académico. Y ellos lo aceptaron”.

¿Esto fue lo único mal que hizo Cambridge Analytica?

No. Periodistas del Channel 4 de Inglaterra realizaron una cámara oculta en el que se hicieron pasar por un multimillonario de Sri Lanka queriendo contratar los servicios de Cambridge Analytica. En la filmación, los ejecutivos de la consultora cuentan qué servicios brindan y para quiénes. Incluso confiesan tener redes de contacto de ex espías del MI5 y MI6 y que utilizaban prostitutas para sobornar a los políticos.

¿Qué tiene Facebook para decir de todo esto?

La compañía de Mark Zuckerberg dice que Cambridge Analytica certificó hace tres años haber borrado toda la información cuando ellos se lo pidieron. “Estamos trabajando para determinar la exactitud de estas acusaciones”, comunicaron. “Si es verdad, es otra violación inaceptable de la confianza y los valores que ellos mostraron”, se justificaron al suspender las cuentas.

¿Qué dijo Cambridge Analytica?

Niegan haberse comportado mal. Apuntan a GSR como la compañía que “robó” los datos e incumplió los términos y condiciones, y dicen haber eliminado la información cuando Facebook lo pidió. Aseguran no haber utilizado esa misma información para la campaña presidencial de Donald Trump.

La realidad es que mientras esto se discute, las acciones de Facebook en las principales Bolsas de Comercio del mundo continúan bajando. La credibilidad y reputación de la empresa de Mark Zuckerberg sufre más que cualquier otro de lo implicados en el asunto.