Seis claves de la mediación de la ONU entre Israel y Palestina para evitar una “guerra a gran escala”

El Canciller - Comentarios

Los cuerpos se apilan en Medio Oriente y los cohetes vuelan por el aire como estrellas fugaces: la escalada de violencia entre Israel y Palestina en la Franja de Gaza ya dejó más de 80 muertos, según informó este jueves el Ministerio de Salud de esa banda estrecha de tierra.

No sólo se registran daños humanos, sino también materiales con casas y edificios dinamitados. Las consecuencias económicas serían graves para el pueblo palestino, ya que tiene una tasa de desempleo que ronda el 50%, advirtieron desde la ONU.

“Esto es sólo el principio. Los vamos a golpear con ataques que nunca soñaron”, advirtió el primer ministro Israelí, Benjamin Netanyahu. En tanto, los bombardeos se proyectan sobre Tel Aviv, que es la ciudad más grande de Israel, y sobre Gaza, donde están ubicados los grupos armados palestinos de Hamas y Yihad Islámica.

Con este escenario de crisis humanitaria, diplomática y social, la Organización de Naciones Unidas (ONU) busca evitar que el fuego derive en “una guerra a gran escala”.

A continuación, seis datos sobre la mediación y la resistencia de Israel-Palestina:

• La ONU, con la ayuda de Qatar y Egipto, inició negociaciones con las partes “afectadas” para lograr una distención.

• El secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, llamó a lograr una “desescalada del conflicto” para proteger las vidas de los civiles que mueren en circunstancias “inaceptables”.

• El enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, pidió a las partes que pongan fin “inmediatamente” a los enfrentamientos porque “una guerra en Gaza sería devastadora y la gente pagaría el precio”.

• Egipto intentó hablar con Israel, pero no tuvo éxito, advirtió el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Sameh Choukri.

• “No creo que mis comandantes estén al tanto o interesados” sobre la mediación, dudó el portavoz del ejército israelí, Jonathan Conricus.

• El Consejo de Seguridad de la ONU celebró su segunda reunión por el conflicto, aunque sin poder lograr un acuerdo debido a la postura de Estados Unidos, principal aliado de Israel.