Según una investigación del MIT “no hay evidencia de fraude” en las elecciones de Bolivia

El Washington Post publicó el informe donde se señala que, a diferencia de lo expresado por la OEA, Evo Morales ganó sin fraude las elecciones presidenciales de 2019.
El Canciller - Comentarios

El Washington Post publicó un informe que sostiene que no hubo fraude electoral el 20 de octubre pasado en Bolivia. La investigación fue  realizada por dos expertos del MIT (John Curiel y Jack R. Williams), donde señalan que “no parece haber una diferencia estadísticamente significativa en el margen antes y después de la suspensión de la votación preliminar”.

El trabajo plantea que hubo alta correlación entre el conteo preliminar y los resultados finales de la votación. Es decir, “que no hubo irregularidades significativas ni en el escrutinio, ni en el margen final de los votos a favor de (Evo) Morales”. Esto decanta en que el ex presidente superó la diferencia del 10% de los sufragios que necesitaba sobre el segundo candidato más votado para ir a ballottage.

“Encontramos una correlación de 0.946 entre el margen de Morales entre los resultados antes y después del corte en los distritos contabilizados antes y después del corte”, manifiesta el informe.

La investigación tomó los datos de un informe del Laboratorio de Ciencias y Datos Electorales del Instituto Tecnológico de Massachusetts de EEUU. También sumó el informe de la OEA, el cual sostiene que hubo fraude. El mismo es señalado por la nota como un organismo que “no cita ninguna investigación previa” para demostrar las denuncias que hace.

El periódico The Washington Post  publicó las conclusiones de una investigación, que señala que no hubo fraude en las elecciones de octubre en Bolivia. Es una evidencia más del monumental robo que Mesa, Áñez, Camacho y Almagro, hicieron a todos los bolivianos”, sostuvo Morales en Twitter. 

Foto: Aizar RALDES / AFP.

Y expresó que “la verdad se abre camino”. En esa oportunidad, el exmandatario señaló que la OEA, a Almagro y a la comisión encargada de la auditoría de los resultados de las elecciones de octubre debían dar “muchas explicaciones al pueblo boliviano y al mundo entero”. El supuesto fraude condujo a que la oposición boliviana se movilizara en contra de Morales. Hasta que el expresidente renunció bajo presión de las fuerzas armadas.