Secuelas de la crisis: Quintana cede terreno

El vicejefe de Gabinete Mario Quintana comienza a resignar poder luego de la crisis cambiaria. La renuncia de su mano derecha, el ataque de Lanata por Farmacity y la insólita defensa de Lilita Carrió.
El Canciller - Comentarios

Superado el supermartes de Lebacs el gobierno dio cuenta de los ganadores y perdedores post crisis. En este marco, Nico Dujovne ascendió al lugar de superministro coordinador del área económica desplazando al ala gradualista del tridente Peña-Quintana-Lopetegui, quienes conducían las decisiones económicas luego de la renuncia de Alfonso Prat-Gay. La primera señal de la derrota del trio de la Jefatura de Gabinete es la renuncia del economista Vladimir Werning, tras la disolución de la subsecretaría que ocupaba.

La mano derecha de Quintana es la primera víctima del reacomodamiento económico. Werning se desempañaba como subsecretario de Coordinación y Análisis Económico y era el economista que más escuchaban Peña y sus dos laderos. Es señalado como el ideólogo de subir las metas de inflación a fines del año pasado cuando se elevó el objetivo al 15%. Te quedaste corto, Vladimir.

La vuelta del showman televisivo, Jorge Lanata, generó malestar dentro del oficialismo. El propio conductor, que es más macrista que volver al Fondo Monetario Internacional, reveló que varios funcionarios del gobierno nacional lo llamaron para consultar si el informe que iba a salir era sobre ellos. Esa cola de paja sí se puede ver. La denuncia llega dos años y medio después de que Mario Quintana asuma su cargo con un claro problema de conflicto de intereses por ser parte del directorio de la gran cadena de farmacias.

Es la primera vez que desde un medio netamente oficialista se lanza una acusación contra un funcionario del gobierno nacional.

Lento pero seguro, Lanata denunció que el vicejefe de Gabinete pese a tener el 3% de las acciones de Farmacity, en realidad controla más del 50% de las decisiones en el directorio de esa compañía y no lo blanqueó en su declaración jurada de bienes ante la Oficina Anticorrupción. Técnicamente no es delito, diría Laurita Alonso. No obstante, es la primera vez que desde un medio netamente oficialista se lanza una acusación contra un funcionario del gobierno nacional y llama la atención que justamente sea el debilitado Quintana el primero en recibir fuego amigo.

Sin embargo, el hombre de las farmacias tuvo la oportunidad de dar su descargo en el programa de Radio Mitre que conduce Lanata. “Yo quiero transmitirle tranquilidad a la gente: no miento, no mentimos. Nada de lo que estamos haciendo es para favorecer a la compañía”, remarcó el funcionario sin recordar que justamente días atrás la Procuración General avaló el desembarco de Farmacity en la provincia de Buenos Aires. Inesperado.

Imagen relacionada

Pero no todas son malas para el Súper Mario, ya que la guardiana de la República, Lilita Carrió, salió en su defensa con declaraciones insólitas. Decidida a jugar en la interna del gobierno, la líder de la Coalición Cívica respaldo al tridente de las palomas: “La Jefatura de Gabinete está pagando los costos de haber bajado los medicamentos en el PAMI, mi mayor respaldo a quienes se jugaron contra los laboratorios para que podamos tener una salud más barata”, afirmó. En este sentido, agregó que “Cuando Illia se enfrentó a los laboratorios, lo voltearon”. Dejá, Lila, no ayudes más.

Así las cosas, Mario Quintana se ve obligado a ceder terreno en las decisiones económicas mientras el fuego amigo hace mella en su imagen. Comienzan a hacerse notar las primeras secuelas de la crisis, ¿habrá más reacomodamientos? El tiempo dirá.