Se suma Mirtha a los detractores de Jaitt, asume la culpa por invitarla y desestima su denuncia

El Canciller - Comentarios

Luego de una semana llena de polémica por las repercusiones que tuvieron las acusaciones que realizó la mediática Natacha Jaitt, Mirtha Legrand comenzó su programa pidiendo disculpas por no haberla interrumpido cuando comenzó a denunciar -aparentemente sin pruebas- a numerosos periodistas y ex políticos del país de formar parte de una red de pedofilia cuyo epicentro era el -ahora- detenido Leonardo Cohen Arazi.

La conductora televisiva atacó duramente a Jaitt. “Me he cuestionado la chance de no haberle pedido que se retirara del programa”, expresó en principio. “Yo me oponía a la invitacion de esta persona, pero me convencieron. Fue un error. Me duele que haya nombrado a gente que yo quiero muchisimo”, siguió, en tanto que expresó que la mediática “hablaba muy bajo y su dicción era muy mala“.

“Pidó disculpas a la gente que fue mencionada”

La “Chiqui” Legrand se mostró muy dolida por su propio accionar el pasado sábado y admitió que el programa “se le fue de las manos”. “Estoy muy arrepentida del programa que hemos hecho”, afirmó. En la semana posterior al polémico programa, muchos colegas de Mirtha mostraron su desprecio hacia la actitud de la conductora. “Mirtha Legrand prestó su programa para una operación mediática”, sostuvo Carlos Pagni, quien parecía ser uno de los implicados bajo la sigla “CP” (En la semana, en la Justicia, Jaitt remarcó que aquellas iniciales pertenecían a Carlos Pérez, de quien no precisó mayor información).

Legrand explicó cómo vivió la difícil situación en la que se gestó aquel programa. Según contó, había una persona detrás de cámaras haciéndole constantes señas (“levantando los brazos”, precisó la conductora) a Jaitt mientras ella deslizaba los nombres de los implicados, entre los que resaltó al ex diputado Gustavo Vera e incriminó a Mercedes Ninci, también invitada a la mesa de Mirtha.

“El programa se me fue de las manos, debí haberla frenado. Estoy arrepentida de lo que hemos hecho”

“Hace varios años dije que en Argentina ‘por un punto de rating, se mata a la madre’ y yo caí en eso”, expresó Legrand; en tanto que respaldó a su nieto y productor, Ignacio Viale: “Es un excelente productor y sólo quiere lo mejor para su abuela”.

Para concluir, la conductora remarcó que no hablará más del tema: “Cometimos un error y somos conscientes de ello. Esta soy yo: la Chiqui Legrand, con sus defectos y virtudes”.

Al terminar su comentario, Mirtha fue llamada por Gustavo Vera, el principal señalado por Jaitt en la red de pedofilia. El ex diputado mostró su rechazo al último programa: “Soy maestro de grado. Me han afectado gravemente. ¿Usted mandaría a su hijo a la escuela si su maestro recibió una denuncia por pedofilia la noche anterior?”.