Se juega la suerte de Triaca a la vuelta de Davos: lo recibe Macri en medio de la danza de sucesores

El Canciller - Comentarios

No cesa el escándalo que generó Sandra Heredia, la mujer a la que insultó y despidió el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, vía whatsapp. Actualmente recluido en su mansión de Marayuí por expresa orden presidencial, volverá el próximo lunes a su despacho de la avenida Alem. El martes, tendrá todo un desafió en la Casa Rosada: participará de una reunión de Gabinete junto a Mauricio Macri, mientras que por estas horas comienzan a sonar nombres para sucederlo.

En el seno de Cambiemos sospechan -pese a las evidencias de que sería todo lo contrario- que todo es una operación política. Apuntan -según publicó Ámbito Financiero- sobre el abogado de Heredia, Walter Lasagno. El letrado “trabajó como asesor en el despacho de una exdiputada bonaerense del Frente para la Victoria, Viviana Nocito”.

La última comunicación que mantuvo Macri con Triaca fue en su despacho de la Casa Rosada. Allí, acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el vicejefe Mario Quintana, el ministro de Trabajo recibió una dura reprimenda por el escándalo y se le ordenó recluirse y vacacionar por unos días en Chapadmalal, consignó ayer Clarín.

En la antesala de su regreso al ministerio de Trabajo, Heredia “reconoció” (tal como publicó en exclusiva elCanciller.com) que estaba trabajando en blanco y que -tras arreglar una indemnización- oficializó que su empleador era Carlos Triaca, hermano del ministro. De fondo, asoma la antesala de discusión de paritarias en torno al 15% (cifra inamovible para la Casa Rosada) y la tupacamarización del proyecto de reforma laboral: Triaca asomaba como un factor clave de persuasión sobre los sindicatos díscolos.

Rumores de reemplazo

Si bien lo ratificó Marcos Peña en el Cargo (“Si bien es un error, no sentimos que eso sea algo que tenga que costarle el cargo”, dijo en Radio Mitre), el futuro de Triaca es una incógnita. En la Rosada lo quieren mantener, pero temen que les salga caro el “apoyo”. Tal como publicó ayer Página 12 y hoy La Nación, asoman como potenciales candidatos a ocupar el sillón de la avenida Alem la senadora Gladys González, y en menor medida el vicejefe porteño, Diego Santilli.