Se estrenó “El Escuadrón Suicida” en cines y te contamos todo lo que tenés que saber

El Canciller - Comentarios

El jueves 5 de agosto llegó a los cines El Escuadrón Suicida, la nueva e irreverente película de este grupo de villanos que deberá “salvar” al mundo (otra vez).

Con la dirección de James Gunn (Guardianes de la Galaxia), el nuevo film es un reinicio y también una secuela de Escuadrón Suicida, lanzada en el 2016 y dirigida por David Ayer, una película muy criticada por la prensa especializada y el público en general.

Para ver El Escuadrón Suicida en HBO Max todavía habrá que esperar un mes, como dicta la política de la plataforma en Latinoamérica.

Después de las duras críticas que recibió la primera aproximación a este Escuadrón en el 2016, DC y Warner tomaron nota y decidieron darle más libertad al director, James Gunn. Es que,  en el film dirigido por David Ayer Warner, lo limitaron creativamente y deformaron su obra con una edición más comercial y sin alma, o por lo menos eso denunció el propio Ayer a través de Twitter. Algo similar ocurrió con Zack Snyder y su Liga de la Justicia, que después de varios años pudo lanzar el Snyder Cut, el montaje original del director.

Pero en esta ocasión, Warner y DC prefirieron no retocar tanto el trabajo realizado por James Gunn y el resultado es una gran mejoría respecto a la primera versión. La película es la décima del universo extendido de DC y se trata de un reinicio y una secuela independiente de Escuadrón Suicida (2016). En este film, de algo más de dos horas de duración, el divertido grupo de supervillanos es enviado a destruir una prisión y un laboratorio pero, en su misión, deberán enfrentarse también con Starro el Conquistador, un extraterrestre con forma de estrella de mar, quien también fue enemigo de la Liga de la Justicia en los cómics de DC.

Lo particular es que los supervillanos integrantes del divertido Escuadrón Suicida son enviados a una isla ficticia llamada Corto Maltese, ubicada en Sudamérica y, según su director, cerca de la costa argentina (los espectadores encontrarán varias referencias a nuestra cultura, aunque algunas no usadas con tanta precisión) donde impera, oh casualidad para cierta visión estadounidense de Latinoamérica, una dictadura militar. En la isla está ubicado un laboratorio llamado Jotunheim y construido por Thinker, un nazi interpretado por Peter Capaldi (Doctor Who).

Entre algunas de las tantas decisiones que Gunn tomó para El Escuadrón Suicida, se encuentra obviamente la de no seguir al pie de la letra lo que ocurrió en la primera película, pero también la de elegir a sus supervillanos, con algunos que ya habían funcionado en el film de Ayer. Quienes repiten son Harley Quinn (Margot Robbie), Boomerang (Jai Courtney), Rick Flag (Joel Kinnaman) y Amanda Wallery (Viola Davis), la supervisora del Escuadrón y quien les promete que les reducirá la sentencia si cumplen con su misión.

A ellos se suman una interesante y extensa lista de nuevos personajes como Bloodsport (Idris Elba), Ratcatcher 2 (Daniela Melchior), Polka Dot Man (David Dastmalchian), Weasel (Sean Gunn), TDK (Nathan Fillion), Mongal (Mayling Ng), Javelin (Flula Borg), Savant (Michael Rooker), Blackguard (Pete Davidson), King Shark (con el siempre genial Sylvester Stallone en la voz) y Peacemaker (John Cena). Según anunciaron en septiembre pasado, este último tendrá su propia serie en HBO Max que se estrenará en enero del 2022 y contará los orígenes del personaje.

Cabe aclarar que El Escuadrón Suicida no es una película para chicos, principalmente por la violencia inusitada y también por el humor negro e irreverente de sus personajes. Pero atención, porque te recomendamos no levantarte de tu asiento una vez que termine la película. Como acostumbran muchas de las películas de superhéroes, El Escuadrón Suicida tiene dos escenas post créditos que anticipan algo de lo que vendrá.

El Escuadrón Suicida demuestra que no es necesario que el cine de superhéroes tenga un formato único y universal, como mostraron las últimas películas y series del género. Con un excelente director con libertad para hacer y deshacer, y un buen presupuesto, claro, se pueden lograr películas como ésta, alejadas de los clichés y muy interesantes de por sí, más allá de personajes tan queridos como la Harley Quinn de Margot Robbie o el King Shark de Sly Stallone.