Se dispara la nafta: con dos aumentos en el año, sacude YPF las metas de inflación del Gobierno

El Canciller - Comentarios

Primero el Gobierno le pidió a YPF que pospusiera el aumento de las naftas hasta fines de enero. Ayer volvió a remarcar los precios y generó un chispazo con la Casa Rosada: la decisión del ministro de Energía, Juan José Aranguren, de liberar los precios de los combustibles “según lo demande el mercado”, le dió vía libre para que la petrolera estatal encabece el ranking de subas, incluso superando a las extranjeras. En dos meses, remarcó YPF remarcó más de 16%, porcentaje superior al que fijó la Rosada para toda la inflación del 2018.

La petrolera estatal le pidió al Gobierno bajar uno de los grandes propulsores de los aumentos: el Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC), que configura el 26% del precio. El CEO de la empresa, Miguel Ángel Gutiérrez, solicitó en Balcarce 50 que utilicen la “facultad extraordinaria” de rebajar el ITC para no tener que aumentar. La respuesta fue no.

Quien mira el “duelo” desde afuera es Aranguren. Alma máter de la medida que favorece a la “mano invisible” del mercado, no tiene competencia en cuestiones tributarias, tal es el caso del ITC. Un detalle: el empresario Cristóbal López se encuentra preso por un desvío de 8.000 millones del mismo impuesto.

Gutiérrez, un ex JP Morgan, heredero de Miguel Galuccio y miembro del “club de los tecnócratas” que ocupan sillones importantes en el Gobierno, tiene otro aumento bajo la manga y de alguna forma inquieta al Gobierno que busca que la inflación no se le vaya de las manos: se espera el impacto de un 4% para fin de mes o comienzos de marzo.

También hay una interna política de fondo: según cuenta el periodista económico Marcelo Bonelli, hay cuatro integrantes del Gobierno que están a las “patadas”. El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, cuestiona a Gutiérrez. Gutiérrez le devuelve la crítica y apunta contra el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne por los impuestos. A su vez, Aranguren dispara contra Gutiérrez por la escasa producción.