Se despega la CGT de la marcha de los Moyano y trabaja en un paro general junto a la Iglesia

El Canciller - Comentarios

Tras una extensa siesta que camuflan como “prudencia”, la Central General de los Trabajadores (CGT) se despertó y adelantó que se encuentra trabajando en un paro general contra el Gobierno.

En diálogo con Radio Led, Carlos Acuña, uno de los conductores de la organización, explicó que, luego de reunirse con pymes, se encuentran en “una ronda de conversaciones” que concluirá “el miércoles”, cuando mantengan un encuentro “con la Pastoral Social, para evaluar la situación”.

En tanto anticipó que recién el miércoles definirán la posibilidad de llamar a un paro general, Acuña se distanció -aún más- de Hugo y Pablo Moyano al anunciar que no acompañarán su marcha convocada para el 30 de abril.

Y aunque aclaró que “la CGT siempre fue solidaria con sus medidas”, el dirigente sindical explicó que la medida de fuerza convocada por Camioneros (y apoyada por otros gremios de transporte) “no tiene nada que ver con lo que se está hablando con la CGT”.

Además, Acuña evaluó que las medidas económicas para controlar los precios anunciadas por el Gobierno “están fuera de tiempo” porque “no hay consumo ni hay demanda” y las calificó como “propaganda para las elecciones y nada más”, a la vez que lamentó que la administración de Cambiemos “tuvo todas las posibilidades”.

“Desde todos los sectores se le dio una mano al Gobierno. La CGT siempre fue prudente, como tiene que ser, y la oposición también, y lo único que armaron fue una timba financiera para sus amigos”, sentenció Acuña.