Se desliga D’Onofrio del conflicto en la Superfinal y acusa a la política de perpetuar a los barras

El Canciller - Comentarios

Seis horas después de aterrizar en tierras madrileñas, el presidente de River Plate brindó una entrevista para el diario El País de España en la que definió a los barras bravas de delincuentes que no deberían pisar una cancha. Además comparó el conflicto del superclásico con la caída de las Torres Gemelas y culpó a La 12 por las amenazas de muerte que recibe diariamente.

Apurado por mostrar al mundo que la responsabilidad de River sobre lo ocurrido en el Monumental es nula, Rodolfo D’Onofrio arremetió contra la Seguridad de la Ciudad y la Nación: “Sólo tenían que cuidar una esquina. No lo hicieron”.

Al ser consultado sobre el ingreso de Los Borrachos del Tablón, a los que admite no conocer, el presidente millonario reconoció que los clubes argentinos necesitan derecho de admisión. En este sentido aclaró que para lograrlo se necesita un acuerdo entre el Gobierno, la policía, los clubes y la justicia.

Juró por sus hijos que no tiene vínculos con la barra brava de River, ni con las 300 entradas que se encontraron en la casa de Caverna Godoy el día del superclásico fallido.

Por último afirmó que los barras son utilizados por los políticos como falsos militantes para las manifestaciones.