Se defiende Duran Barba de las críticas a su gestión y ratifica la polarización con Cristina

El Canciller - Comentarios

Luego de que el Gobierno nacional fuera cuestionado por haber decidido anunciar la batería de paliativos destinada a reavivar el consumo a través de un video en el que se ve a Mauricio Macri dialogando con una familia golpeada por la crisis económica, Jaime Durán Barba salió a defender la comunicación del presidente y su principal ladero, Marcos Peña, mientras que relativizó la irrupción de Roberto Lavagna en la escena electoral.

En momentos en que la estrategia de campaña comienza a mostrar fisuras -la imagen positiva de Macri alcanzó su punto más bajo desde que asumió-, el paladín comunicacional del PRO volvió a fomentar la polarización.

“Mauricio Macri anunció las medidas de alivio económico de la última semana visitando a una familia, como lo hizo con más de 250 desde que es presidente. Algunos dijeron que fue un desastre. Son los mismos que vaticinaron siempre que Macri no ganaría, como no lo haría De Narváez en 2009, ni María Eugenia Vidal en 2015″, sentenció, y remató, en alusión a Cristina Fernández de Kirchner: “Pidieron una cadena nacional, sería bueno que estos expertos mencionen un solo caso de un presidente exitoso que use esa comunicación arcaica”.

Para justificar su teoría, mostró dos ejemplos en los que dos candidatos, en Ecuador y México, realizan un plagio a los spots de campaña macristas en 2015. Y halagó al jefe de Gabinete, quien “fue central para la serie ininterrumpida de éxitos obtenidos durante 15 años“.

En la línea que pregona desde el 2015, dejó en claro que las chances de que irrumpa una tercera fuerza que logre quebrar la grieta son nulas. En esta línea, comparó la aparición de Lavagna con el desempeño de Gerardo Alckmin en Brasil, un político que tuvo gran relevancia en comicios pasados y que quedó relegado en los del año pasado, cuando se consagró Jair Bolsonaro.

“Geraldo Alckmin armó una enorme alianza apoyada por el círculo rojo, que temía una victoria del candidato de Lula. Alckmin es un político con trayectoria, a los 25 años fue el alcalde más joven de la historia de Brasil, es uno de los fundadores del PSDB en 1988, gobernador del estado de San Pablo, perdió por pocos puntos las elecciones de 2006 frente a Lula. Sus resultados fueron pobres, obtuvo 4% en la primera vuelta y salió de la competencia“, sostuvo.