Se arriesga Bonadio por Stornelli y le dicta otra preventiva a Cristina por una denuncia de D’Alessio

El Canciller - Comentarios

El juez federal Claudio Bonadio hizo caso omiso al detalle de que una de las principales fuentes de la causa sea el falso abogado Marcelo D'Alessio y, en línea con la estrategia del oficialismo, le dictó hoy una nueva prisión preventiva a Cristina Fernández de Kirchner por la compra presuntamente irregular de gas natural licuado durante su gestión.

La participación clave de D'Alessio en la investigación fue confirmada por el propio fiscal a cargo, Carlos Stornelli, cuyo nombre está en la mira del juez federal Alejo Ramos Padilla por su vínculo con el falso abogado, procesado con prisión preventiva por la denuncia del empresario Pedro Etchebest, que dice haber sido extorsionado para entregar dinero a cambio de sacarlo de la causa de los cuadernos, en la que ni siquiera estaba involucrado.

Según Stornelli, D'Alessio estuvo varias veces en su fiscalía y proveyó información clave para la acusación contra la expresidenta, su ministro de Planificación, Julio De Vido, y su secretario de Energía, Roberto Baratta. Constan, en la causa, dos declaraciones “espontaneas” ante Stornelli a principios de noviembre de 2018, que le dieron un giro a la investigación luego de que se cayera, por serias irregularidades, la pericia de David Cohen, finalmente procesado, que daba cuenta de presuntos sobreprecios.

Según el falso abogado, cuyos vínculos incomprobables con organismos nacionales y extranjeros lo convirtieron en un personaje rechazado por todo el arco político, el eje de la maniobra de corrupción con el GNL por parte de los funcionarios kirchneristas habrían sido los seguros marítimos contratados para los buques metaneros por Enarsa. Incluso aportó material que dijo que le había llegado en forma anónima a su estudio, también inexistente.

A pesar de todas esas irregularidades, Bonadio consideró hoy que la senadora fue la jefa de una (otra) asociación ilícita y De Vido y Baratta organizadores de la misma. Además, amplió a mil millones de pesos el embargo que ya tenía la exmandataria en la causa de los cuadernos, por tratarse de investigaciones vinculadas.Según el magistrado, existió una maniobra defraudatoria que provocó un perjuicio económico porque el precio que se pagó por el GNL fue superior a los valores de mercado.

Bajan la guardia Irurzun y Ballestero contra los funcionarios kirchneristas y liberan a Baratta

¿De dónde saca Bonadio ese precio? En un principio, cuando procesó con preventiva por primera vez a De Vido y Baratta, del peritaje irregular de Cohen, anulado después por la Cámara Federal, que dictó la falta de mérito de todos los implicados. Ahora, de las pruebas aportadas por D'Alessio el 5 de noviembre del año pasado ante Stornelli, cuando se presentó como abogado y aseguró no tener un interés especial por la causa, como respuesta a las preguntas de rigor.

Según consignó Ámbito la semana pasada, ese día D'Alessio presentó un escrito de 8 fojas realizado por él mismo, repleto de tachaduras, en el que explicaba de qué forma “doscientos millones de dólares se fugaron del país a través de mayores costos portuarios por la importación de GNL, solamente en el rubro agenciamiento marítimo”. Las tachaduras son también sugestivas: en los anexos, con la leyenda “no vale”, pretendió anular la parte que indicaba que “en el año 2016 el 6° proveedor de GNL ha sido Shell, mientras que en el 2017 Shell pasó a ser la principal proveedora de GNL del país”.