Sandleris, en el tercer round para domar al dólar con las advertencias de Cavallo y Melconian

El Canciller - Comentarios

En lo que va de enero, el Banco Central compró u$s 340 millones en intervenciones y el valor del dólar cayó 0,1% (y casi 9% desde el 28 de septiembre del año pasado). Siempre pegado a la línea inferior de intervención, el tipo de cambio lleva a Guido Sandleris a anotar triunfos en un pizarra que tiene una pregunta con marcador indeleble en el centro: ¿Qué va a pasar mañana?

Lejos de hacer gala de sus logros o de asegurar que el toro de Wall Street está domado, Sandleris repite puertas adentro, una y otra vez, la misma palabra: cautela. Para hablar, para intervenir y para bajar la tasa de interés que, por ahora, festejan todos los bancos mientras meten los créditos a las PyMEs en el freezer. Para el Gobierno, el 60% de tasa es un problema chico al lado de una nueva corrida cambiaria.


Evolución del dólar. Fuente: Consultora Ledesma.

Aunque hoy compra dólares y recorta la tasa en pequeñas proporciones, el presidente del Banco Central es consciente de una advertencia que Carlos Melconian y Domingo Cavallo le hacen desde la ortodoxia: “Ojo que se puede ir todo a la mierda“. Algo aprendió Guido del adiós de Federico Sturzenegger y el paso corto y errático de Luis Caputo: las cifras exactas, puertas adentro.

Por eso, el principal cambio del Banco Central del doctor en Economía de la Universidad de Columbia no fue subir la tasa, eliminar las Lebac ni llenar la plaza de Leliq, sino prometer lo mínimo y dejar atrás las metas de inflación y tipo de cambio. ¿Cómo se puede incumplir lo que no ha sido dicho? En ese sentido, el archivo le duele más al presidente, que prometió un dígito de inflación y va a dejar, como mínimo, el triple.


Evolución de tasa de interés. Fuente: Consultora Ledesma.

La demanda de dólares se mantiene baja y falta suficiente para las elecciones como para que los banqueros no piensen en ellas. Es principio de mes y recién cobran, no tienen mucho de qué preocuparse por ahora. Pero cuando se vaya el verano y el aire electoral sea lo único que se respire, las cosas pueden cambiar. Lejos del presente, la falencia que advierte Cavallo en el plan económico del Gobierno está en la línea de arriba, hoy $9 encima del dólar.

“La obsesión con la libre flotación, la gran amplitud de la zona de no intervención y la falta de precisión de cómo podría intervenir el BCRA en caso de que el dólar se ubicara por arriba del techo, constituyen la mayor debilidad de la política monetaria actual del gobierno de Macri”, señaló Cavallo para pedirle al oficialismo que se reconozca a la Argentina como una economía bimonetaria.


El stock de Leliq roza los 850 mil millones de pesos. Fuente: Consultora Ledesma.

“La imagen de Macri se derrumbó en enero y llegó a su punto más bajo en tres años de gobierno, según el Índice de Confianza de la Di Tella. El Presidente cayó 15% respecto a diciembre y 28% con relación a enero de 2018. En apenas un mes, baja de 21,2% en el Conurbano, 25% en CABA y 11% en las provincias. Corta tres meses de recuperación y está peor que la última CFK”, anotó Diego Genoud en ElCanciller Am.

Si la incertidumbre crece, el proyecto de reelección de Macri se apaga y la líder de Unidad Ciudadana levanta en los sondeos, las Leliq pueden volver a ser dólares de un día para otro. Si meses antes de las elecciones, el tercer torero del Central también es golpeado por las fuerzas del mercado, ¿qué pasará con la confianza de los aliados seducidos por un Roberto Lavagna que tienta al Círculo Rojo?